Selecciona Edición
Iniciar sesión

Aplazado hasta el 1 de abril el juicio a dos periodistas turcos acusados de espionaje

La decisión se ha tomado tras la negativa de representantes de la prensa y varios diputados opositores a abandonar la sala

El director del diario 'Cumhuriyert', Can Dundar, a su entrada en el juicio. AFP

El juicio a puerta cerrada contra los periodistas turcos Can Dündar y Erdem Gül, acusados de espionaje por revelar el supuesto envío de armas de Turquía a Siria, comenzó durante la mañana de este viernes con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como acusación particular. Pero duró poco. Apenas dos horas desde el inicio, las autoridades judiciales decidieron suspender el juicio y aplazarlo hasta el 1 de abril.

El motivo principal por el que los jueces han suspendido el juicio ha sido por la negativa de la prensa y los diputados opositores allí presentes a abandonar la sala, algo que los jueces habían sugerido desde el principio. "Los diputados se negaron a salir al declararse la sesión cerrada al público, arguyendo que por su condición podían acceder a todo tipo de secretos de Estado en el Parlamento", explicó a Efe el acusado Erdem Gül en conversación telefónica. La ONG Periodistas sin Fronteras ha remarcado que esta actitud demuestra que tanto las autoridades turcas como el presidente Erdogan "tienen algo que esconder", según France Presse. "El estado de derecho en Turquía se encuentra en un estado desesperado", remarcó n portavoz de la misma organización.

Dündar, director del diario Cumhuriyet, y Gül, jefe de su oficina de Ankara, están acusados de publicar imágenes de un supuesto cargamento de armas que se envió en enero de 2014 de Turquía a Siria bajo protección del servicio secreto turco y que el Gobierno declaró como "ayuda humanitaria". La Fiscalía pide para ambos cadena perpetua y 30 años de prisión adicionales al considerar que su reportaje constituye delitos de espionaje, conspiración contra la autoridad y colaboración con el terrorismo.

Los dos periodistas —que fueron recibidos con aplausos y gritos entre los que se escuchaba: "no se puede silenciar la libertad de prensa"— fueron encarcelados el 27 de noviembre pasado y liberados el 25 de febrero por decisión del Tribunal Constitucional, que consideró injusta la medida de prisión preventiva. Esta decisión fue duramente criticada por el presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien pidió públicamente a la Judicatura desacatar la sentencia del Constitucional.

La organización Human Rights Watch ha pedido este viernes una vez más archivar la causa, que describe como "un juicio al periodismo" y considera que se trata de una de las acusaciones "más sesgadas en la historia reciente de Turquía".

Más información