Selecciona Edición
Iniciar sesión

El periódico ‘The Independent’ publica su último número en papel

A partir de ahora el diario británico sólo tendrá una edición en formato digital

Una lectora con el último número del periódico. AFP

“¡Paren las rotativas!”, es el único título que exhibe en letras rojas la edición de The Independent de este sábado, en su finiquito del tradicional formato de papel para pasar a convertirse en el primero de los grandes diarios británicos que solo se publicará en versión digital. El periódico, fundado hace tres décadas, se ha despedido a lo grande, con una segunda portada que incluye una exclusiva sobre la supuesta conexión británica en un complot para asesinar al anterior rey de Arabia Saudí, Abdalá Bin Abdelaziz al Saud.

“El periodismo ha cambiado más allá de lo reconocible a lo largo de la historia de este diario. Nosotros también tenemos que cambiar y adaptarnos a las nuevas tecnologías y hábitos”, escribe en esta última edición de papel Evgeny Lebedev, propietario desde 2010 del diario junto a su padre, Alexander, un millonario exespía del KGB. El periódico arrastraba entonces unas pérdidas de 25 millones de libras que los cambios en la industria periodística no le han permitido superar. El grupo propietario ESI Media confía en que los ingresos de la edición online, que contaba con 2,8 millones de usuarios únicos en su web de contenido abierto, crezcan un 50% en los próximos meses.

Despidos

Varios periodistas de los 150 que trabajan a jornada completa subieron a la web fotografías de la preparación de la última edición en papel. Su final comportará despidos, que la empresa aún no ha hecho públicos; los trabajadores temen que lleguen al centenar.

The Independent apenas ha registrado una circulación de 56.000 ejemplares diarios este año. Una cifra muy alejada del máximo de más de 400.000 que logró a los cuatro años de su fundación. Su feroz independencia del establishment político, un gran elenco de corresponsales y el lema de las historias bien escritas le concedieron prestigio y una reputación de progresista más allá de la filiación de sus responsables. El diario nunca se aprestó a cubrir los cotilleos, como sí hizo el grueso de sus rivales, ni siquiera en el caso de la familia real inglesa, a la que ninguneó.

La guerra contra la competencia que The Times comenzó a librar a mediados de los noventa al reducir drásticamente el precio de venta se cebó en The Independent. Según analistas de medios, el diario encontrará muchas dificultades para sobrevivir sólo en digital.

Más información