Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bélgica refuerza el dispositivo de seguridad de las centrales nucleares

La fiscalía belga desvincula el atentado de un guarda de seguridad en una de las plantas con los atentados terroristas de Bruselas

Steam escapes from the cooling tower of the Tihange nuclear power station, one of the two large-scale nuclear power plants in Belgium La central nuclear de Tihange, una de las dos de Bélgica. REUTERS

Bélgica teme que sus centrales nucleares sean un objetivo fácil para los terroristas. Las autoridades han reforzado el dispositivo de seguridad de sus plantas con efectivos del ejército belga, y ya ordenaron evacuarlas tras los atentados. Pero hay varias informaciones comprometedoras en los últimos tiempos. La fiscalía descartó ayer que el asesinato reciente de un guarda de seguridad de una central —al que además le fue sustraído su pase de entrada— esté relacionada con los ataques terroristas del pasado martes, que provocaron 31 muertes y casi 300 heridos en el aeropuerto y el metro de Bruselas. La prensa local relacionaba los dos asuntos, y algún periódico ha destacado que los suicidas planeaban en principio atentar contra objetivos nucleares, aunque luego —una vez fue arrestado Salah Abdeslam— cambiaron de idea. No hay una sola confirmación oficial de esa historia.

Hace unos meses, los investigadores del atentado de París encontraron varias horas de grabaciones de un alto cargo de una nuclear del norte de Bélgica en un piso que fue usado por extremistas relacionados con el Estados Islámico. El coordinador antiterrorista de la Unión Europea, Gilles de Kerchove, alertaba ayer en una entrevista al diario La Libre Belgique del riesgo de que en unos años los yihadistas puedan cometer ciberataques en centrales nucleares y otros objetivos a través de internet. Kerchove es “incapaz de decir si hay fallos de seguridad en las centrales nucleares belgas”, pero admite que no le sorprendería que el en futuro “fueran objetivo de ciberataques”.

Sabotajes

Los riesgos relacionados con el sector nuclear belga vienen de lejos. El sistema informático de la agencia nuclear belga fue saboteado el año pasado. En 2012, dos trabajadores de la planta de Doel dejaron su empleo para irse a combatir a Siria. En esa planta hubo también un sabotaje en 2014, cuando un individuo que no fue identificado vertió 65.000 litros de lubricante en una turbina. Varios países vecinos de Bélgica han expresado temores relativos a la seguridad de las plantas nucleares en los últimos meses. Michel Fallon, secretario de Defensa del Ejecutivo británico, aseguró el jueves en Londres que los objetivos nucleares del Estado Islámico “son un nuevo riesgo emergente”, informa The New York Times.

Bélgica es el segundo país de Europa con mayor porcentaje de electricidad de origen nuclear (52%), solo por detrás de Francia, aunque tres de los siete reactores belgas están averiados: uno de ellos por un sabotaje reconocido por las autoridades que podría ser de origen terrorista. Los reactores belgas se encuentran en la periferia del país, pero el consejo de seguridad nuclear considera que toda Bélgica es actualmente zona de riesgo.