Selecciona Edición
Iniciar sesión

Nuevas redadas e interrogatorios en varios puntos de Bélgica

Una decena de detenidos después de que un grupo de "hooligans" provocasen altercados en la plaza de la Bolsa de Bruselas

Vista de la plaza de la Bolsa de Bruselas, con el grupo de radicales en el centro. G. V. Wijngaert AP / Reuters-Quality

Trece registros en varias ciudades. Nueve detenciones (de los que cinco quedaron libres). Y un goteo de inculpados, que suman ya cuatro, junto a la identificación de los tres terroristas suicidas. Bélgica va atando cabos en torno a los atentados, que causaron 31 muertos y 340 heridos, según el último recuento oficial. La policía hizo operaciones en Malinas y Duffel —en territorio flamenco—, y en varios distritos de Bruselas, donde un grupo de ultras irrumpió en un homenaje a las víctimas y dio la penúltima muestra del nerviosismo que se extiende por Bélgica.

Los contornos de los dos atentados en el metro y el aeropuerto van quedando cada vez más claros. La policía ha identificado ya a los tres suicidas, los hermanos Ibrahim y Jalid el Bakreoui —el primero era uno de los muchos combatientes extranjeros que vuelven a Europa para atentar; el segundo tenía conexiones con el 13-N de París— y Najim Laachraoui, vinculado también con los ataques en la capital francesa. La fiscalía ha inculpado a Fayçal Cheffou, detenido el pasado jueves, que podría ser el tercer terrorista del aeropuerto de Zaventem. Y ayer añadió a esa lista a Aboubkar A., arrestado asimismo el jueves, por participar en actividades terroristas. Hay todavía dos inculpados más: Abderahmane A. y Rabah N.

Detención en Rotterdam

La policía antiterrorista holandesa ha detenido este domingo en Rotterdam a un ciudadano de nacionalidad francesa, de 32 años, presuntamente relacionado con los preparativos de un nuevo atentado en Francia. La operación se ha llevado a cabo a instancias de París, y los fiscales esperan extraditarlo lo antes posible. Otros tres varones, dos de ellos de origen argelino, han sido también arrestados por los agentes en el mismo barrio de la ciudad portuaria. La zona ha sido evacuada y las fuerzas del orden siguen en estado de alerta, informa Isabel Ferrer.

En Bruselas todo el interés se centra ahora en confirmar que Cheffou es el tercer terrorista —tocado con un gorro y con una camisa clara— que captaron las cámaras de seguridad del aeropuerto, y en un supuesto cómplice del ataque en el metro, un quinto terrorista que habría huido y del que la fiscalía belga no ha dado una sola pista.

El activismo policial se reforzó ayer con 13 operaciones en Malinas, Duffel y en tres distritos bruselenses (Molenbeek, Anderlecht y Laeken). Hubo un total de nueve detenciones, pero tras un primer interrogatorio la policía liberó a cinco personas.

La inculpación de Abderamane A. por actividades terroristas relacionadas con los ataques de París del pasado noviembre está relacionada con el arresto de Reda Kikret, presunto terrorista francés de 34 años detenido la semana pasada en Boulogne-Billancourt. Esos dos arrestos aportan una nueva e inquietante línea de investigación: el hallazgo de armas y explosivos en el apartamento de Kikret, en la periferia de París, apunta a que se planeaba un nuevo atentado en Francia.

Tras el éxito que supuso la captura de Salah Abdeslam —uno de los terroristas huidos de París—, los servicios de seguridad europeos colaboran ahora en la búsqueda de hasta ocho sospechosos relacionados con los atentados del 13-N y del 22-M, según informa el diario alemán Die Welt. Son de nacionalidad belga y francesa y habrían estado en Siria, según fuentes de los servicios de seguridad, y habrían mantenido contacto con Abdelhamid Abaaoud muerto en una operación policial en Saint-Denis (París). Abaaoud es el supuesto cerebro de los atentados de la capital francesa.

Con conexiones en Francia, Alemania e Italia, el reguero de operaciones policiales en toda Europa contra los terroristas no consigue eclipsar los errores cometidos por las fuerzas de seguridad belgas, que han provocado una sacudida política con el amago de dimisión de dos ministros y un nerviosismo en todo el país que no termina de aplacarse. Un grupo de ultras irrumpió el domingo en un homenaje a las víctimas en el centro de Bruselas; el primer ministro, Charles Michel, condenó lo sucedido y pidió “respeto” en un momento de duelo para Bélgica.

Pero la actividad de la ultraderecha obligó a cancelar otro homenaje previsto para este lunes en el Atómium, uno de los símbolos de Bruselas.

La policía italiana ha detenido a un hombre argelino de 40 años acusado de haber colaborado en los atentados de París y Bruselas. informa María Salas Oraá desde Roma. Se trata de Djamal Eddine Ouali y tenía una orden de detención europea emitida por las autoridades belgas por formar parte de una red de falsificadores de documentación que proporciona identidades falsas a terroristas. En concreto, Ouali supuestamente elaboró los documentos que utilizaron tres de los terroristas que participaron en los atentados de París y de Bruselas.

Más información