“El explosivo de Bruselas se fabricó con productos de droguería”

El experto en tráfico de armas dice que en Francia y Bélgica se usaron las mismas sustancias

Nils Duquet es un reconocido experto belga en tráfico de armas del Instituto Flamenco de la Paz  que asegura que los atentados de Bruselas siguen un patrón iniciado en Bombay en 2008 y que no ha dejado de repetirse en Europa. Explica que las bombas se fabricaron con materiales de uso doméstico, pero cree que solo un experto que haya manejado muchos explosivos antes, probablemente en Siria, pudo hacerlo.

Pregunta. ¿Qué tipo de armas utilizaron los terroristas en Bruselas?

Respuesta. La policía encontró grandes cantidades [15 kilos] de TATP (triperóxido de triacetona). Es el mismo tipo de explosivo que utilizaron en París. También utilizaron el mismo tipo de rifles de asalto. Estos ataques se inspiran todos en el de Bombay en 2008; es el gran referente que inauguró un nuevo tipo de ataques simultáneos, en los que combinan tiroteos en distintos puntos de la ciudad con bombas. Lo vimos en Copenhague, en Charlie Hebdo y en noviembre en París. Hasta 2004, los atentados eran sobre todo con bombas, pero a medida que aumentaron las restricciones europeas para la adquisición de productos necesarios para fabricar explosivos, se empiezan a utilizar más rifles de asalto con los que pueden disparar cientos de balas en pocos minutos. También porque a partir de 2010 empiezan a llegar de los Balcanes grandes cantidades de armas de contrabando.

P. ¿Cómo fabricaron las bombas?

R. El TATP se fabrica con productos que se compran en una droguería como ácido sulfúrico, agua oxigenada y acetona. Los detonadores se compran en tiendas de petardos. Lo difícil es el proceso de fabricación porque es muy peligroso y necesitas una persona muy experta porque si no, puedes saltar por los aires. Por la cantidad de explosivos que se encontraron en París es muy posible que sea una persona que se haya fabricado bastantes explosivos antes, por ejemplo, en Siria. Encajan perfectamente las sospechas de que sea Najim Laachraoui, que había vuelto de Siria.

P. Si la legislación no basta porque son productos de uso doméstico, ¿Qué se puede hacer para evitar que se fabriquen explosivos?

R. No se puede evitar que la gente compre ciertos productos ni es posible sellar todas las fronteras. La única solución es mayor cooperación policial entre los países por ejemplo en información balística, algo funciona como debería.

P. ¿En la calle se oye que en Bélgica es fácil comprar un Kaláshnikov en el mercado negro?

R. Por un lado, Bélgica es un gran productor de armas desde hace cientos de años y hay mucha gente que sabe fabricarlas. Por otro lado, hasta 2006 la legislación no era muy estricta y casi cualquiera podía comprar armas. La gente venía de los países vecinos a comprarlas. La ley cambió y ahora es equiparable a la de otros países europeos, pero la reputación sigue y eso atrae a mucha gente. Además, Bélgica tiene un problema de contrabando de drogas y sabemos que las armas y las drogas circulan por las mismas redes.

Más información