Selecciona Edición
Iniciar sesión

Más de 70 muertos en un atentado en la segunda mayor ciudad de Pakistán

La mayor parte de fallecidos en el ataque en un parque de Lahore son mujeres y niños

Los servicios de emergencia trasladan el cuerpo de una víctima. A. ALI (AFP) / REUTERS-QUALITY

Al menos 72 personas murieron este domingo y más de 340 resultaron heridas en un atentado suicida en Pakistán, en un parque de la ciudad de Lahore, al este del país. “Un suicida hizo explotar las bombas que portaba en el parque Gulshan-e-Iqbal, cerca de una zona infantil, en torno a las 19.00 [las cuatro de la tarde en España]”, informó el portavoz policial del área, Mohamed Salim.

Una facción talibán, Jamaat-ul-Ahrar, se atribuyó la autoría del atentado. “El objetivo eran los cristianos”, aseguró un portavoz, Ehsanullah Ehsan, que amenazó con futuros ataques.

Un residente de la zona, Hasan Imran, que paseaba por el parque en el momento de la explosión, describió las llamas provocadas por la detonación como “tan altas que sobrepasaban los árboles”. “He visto cuerpos volar por los aires”, afirmó.

En el atentado se habrían empleado “explosivos muy potentes”, según un miembro de la Policía, Haider Ashraf. “El parque estaba repleto de gente”, añadió. Un superintendente de la Policía indicó que la mayoría de las víctimas son mujeres y niños. Además, un asesor sanitario del Gobierno de Punjab, Salman Rafique, confirmó que un gran número de víctimas estaban siendo operadas de urgencia y expresó su temor por que “la cifra de muertos crezca de manera considerable”.

El parque Gulshan-e-Iqbal de Lahore (10 millones de habitantes), muy céntrico, tiene una gran extensión, con zona de actividades para niños. El parque es sitio de reunión habitual de la comunidad cristiana, que ayer festejaba el Domingo de Pascua cuando ocurrió el atentado.

Condena de India

El Ejército paquistaní fue convocado en la zona para controlar a la multitud reunida en torno al parque. Algunos familiares de las víctimas, desesperados, se enfrentaron a los policías y cuerpos de rescate.

El jefe de Estado Mayor del Ejército, Raheel Sharif, prometió: “Llevaremos ante la justicia a los asesinos de nuestros hermanos, hermanas y niños”. El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó asimismo el atentado y recibió el pésame telefónico de su homólogo indio, Narendra Modi. "Nuestra determinación como nación y como Gobierno es cada vez más fuerte y el cobarde enemigo está tratando de atacar objetivos débiles", advirtió Sharif, según un comunicado de su oficina, llamando a una mayor coordinación de los servicios de inteligencia.

El grupo Jamaat-ul-Ahrar se escindió de los talibanes paquistaníes en 2014, para volver a integrarse en la organización terrorista en marzo de 2015. Ese mismo mes reivindicó un atentado dirigido a dos iglesias cristianas en el barrio de Youhanabad, en Lahore, en el que murieron al menos 14 personas.

ver fotogalería
Sepelio en la zona del atentado. AP

Los atentados talibanes se habían reducido tras el comienzo de una operación militar en las zonas tribales en 2014, que todavía continúa, y en la que ya han muerto unos 3.500 insurgentes, según el Ejército de Pakistán.

Tradicionalmente, la región de Punjab ha sufrido menos ataques que otras zonas del país.

La minoría cristiana de Pakistán, que representa apenas un 2% de los 200 millones de paquistaníes, ha acusado en ocasiones al Gobierno de no hacer lo suficiente para lograr su protección en un país de mayoría musulmana suní.

Más información