Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Ejército sirio quiere lanzar la conquista de Raqa desde Palmira

Las primeras imágenes demuestran que la ciudad Patrimonio de la Humanidad no está tan dañada

Vista general de Palmira en una imagen tomada ayer. M. AL MOUNES (AFP) | REUTERS-QUALITY

La campaña de Damasco para arrebatar la ciudad de Palmira al grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha concluido con éxito este domingo, según han informado tanto los medios oficiales como el grupo activista Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Este ente ha puntualizado que todavía hay escaramuzas en el este de la ciudad pero ha confirmado que la mayor parte de las fuerzas de EI se han retirado hacia posiciones defensivas en el este del país. Moscú enviará zapadores para el desminado de la localidad siria, mientras el Ejército de Bachar el Asad ya ha hecho lo propio con la zona monumental.

La reconquista de la ciudad supone la recuperación de un punto estratégico para acceder al bastión islamista de Raqa —la capital del autoproclamado califato— o a su feudo de Deir al Zor y de un Patrimonio de la Humanidad que ha resultado gravemente dañado tras varios meses de combates y por la campaña de aniquilación de lugares históricos efectuada por los yihadistas.

Sin embargo, y a pesar del gravísimo daño causado por Estado Islámico, las primeras imágenes tomadas por aviones no tripulados demuestran que las partes antiguas de la ciudad todavía siguen en pie, como el anfiteatro o la plataforma de columnas conocida como el tetrapilón. "Reconstruiremos con las piedras que todavía siguen en pie. Vamos a devolver la vida a Palmira", ha declarado un alto mando militar.

El Estado Islámico asumió el control de la ciudad en mayo del año pasado, durante el apogeo de su ofensiva en Siria, y hasta la declaración el mes pasado del alto el fuego las fuerzas del Gobierno sirio habían sido incapaces de organizar una ofensiva para retomar la ciudad.

Proceso de reconstrucción

El Gobierno sirio se ha comprometido a reconstruir los antiguos tiempos romanos de la ciudad de Palmira que Estado Islámico ha destruido, según ha afirmado el director del departamento de Antigüedades de Siria, Mamun Abdelkarim. "La resurrección de estos monumentos será un mensaje contra el terrorismo", declaró Abdelkarim.

Frente a él se encuentra la tarea de intentar rescatar lo que queda de los templos de Baal Shamin y de Bel, así como el arco triunfal de la ciudad, que ha permanecido en pie desde hace 1.800 años hasta la llegada de los yihadistas, y que Naciones Unidas describió como un crisol de culturas desde el amanecer de la Humanidad.

En octubre se conoció la citada dinamitación por parte del EI del Arco del Triunfo, uno de los grandes . Para el grupo terrorista, acabar con esta obra arquitectónica era una forma de eliminar cualquier resto de "ideología pagana". Palmira era uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En una entrevista concedida a Reuters, el historiador Maurice Sartre, gran conocedor de Palmira, reconoce que el regreso de la histórica ciudad a manos del Gobierno sirio pero subraya que una gran parte del patrimonio que alberga la urbe está "perdido". "Lo primero que hay que hacer es un inventario de daños", subraya al tiempo que indica que el máximo responsable de antigüedades de Damasco y Palmira ya ha partido al desierto para llevar a cabo una primera evaluación visual de daños.

"Hay dos tipos de daños: el primero y más visible es la destrucción de los templos de Bel y de Baal Shamin o de los arcos del triunfo. Pero también hay otro, mucho menos evidente a primera vista, que tiene que ver con el asedio a las tumbas subterráneas y con todos aquellos elementos que han sido saqueados", incide. Solo el tiempo demostrará cuál es el estado real del patrimonio de la antigua Palmira.

Más información