Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El jefe de campaña de Trump, acusado de agredir a una periodista

Corey Lewandowski supuestamente retorció el brazo a la reportera en Florida

El jefe de campaña de Trump, acusado de agredir a una periodista. Fotograma del momento de la supuesta agresión REUTERS-QUALITY/EFE

Corey Lewandowski, el jefe de la campaña de Donald Trump, ha sido acusado de agresión leve a una periodista durante un acto electoral del candidato republicano. Lewandowski, que disputa la acusación, se presentó voluntariamente este martes en una comisaría de Jupiter (Florida), donde se le presentaron formalmente los cargos, y deberá comparecer ante un juez el próximo 4 de mayo.

El responsable de la campaña del principal candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos está acusado de haber agarrado “intencionadamente” a la reportera Michelle Fields, causándole hematomas y arañazos en un brazo. Lewandowski disputa las acusaciones, documentadas tras la supuesta agresión por la propia periodista, de la publicación conservadora Breitbart, que publicó una foto de su brazo en Twitter explicando lo sucedido.

La campaña de Trump ha emitido un comunicado en el que defiende la “absoluta inocencia” de su director de campaña. Lewandowski aseguró que Fields, de 28 años, estaba “delirando” con sus acusaciones. “El señor Lewandowski es absolutamente inocente de esta acusación. Se declarará no culpable y está listo para comparecer ante el juez”, asegura la portavoz Hope Hicks. “Él confía plenamente en que será exonerado”.

El incidente ocurrió el día 8 de marzo en un evento en Eagle Tree Terrace. Las imágenes reveladas este martes por el Departamento de Policía de Jupiter muestran por primera vez el incidente, de apenas unos segundos. En la grabación se observa cómo Fields se acerca a Trump para hacerle una pregunta hasta que Lewandowski irrumpe por detrás, le agarra del brazo y tira de su ropa para apartarle del candidato.

Hasta este martes, las imágenes divulgadas de ese instante no permitían apreciar el gesto con claridad, lo que permitió a la campaña de Trump disputar las acusaciones. El aspirante republicano ha insistido esta mañana, a través de un mensaje en Twitter, que su director de campaña es “un hombre decente” e invita a sus seguidores a “mirar las grabaciones. ¡No hay nada!”. De ser encontrado culpable, Lewandowski se enfrenta a una pena que puede consistir en el pago de una multa por valor de 1.000 dólares o hasta un año de cárcel.

La supuesta agresión coincidió a comienzos de este mes con el aumento de las protestas durante varios actos de campaña de Trump y un incremento de la tensión que llevó incluso a cancelar uno de sus discursos en Chicago. El candidato aseguró entonces que las acusaciones de Fields contra Lewandowski habían sido “inventadas” y le invitó además a subir al escenario en Miami, tras vencer en las primarias de Florida el pasado día 15, un gesto que fue interpretado como un respaldo público a su director de campaña.

La periodista dimitió de su cargo tras el incidente al considerar que la publicación para la que trabaja no le había mostrado suficiente respaldo.

Más información