Selecciona Edición
Iniciar sesión

Más de 3.000 migrantes rescatados en el canal de Sicilia en tres días

Unas 11.000 personas han sido salvadas por los guardacostas italianos en lo que va de marzo

Un grupo de migrantes en el barco noruego 'Siem Pilot' rumbo al puerto italiano de Pozzallo este martes. REUTERS

En solo tres días, entre el domingo y el martes, los guardacostas italianos rescataron a más de 3.000 migrantes en el canal de Sicilia. Los migrantes iban a bordo de 23 embarcaciones que partieron desde el norte de Libia, siempre con la mediación de las mafias de traficantes de personas, con el objetivo de llegar a las costas italianas. Se trata de lanchas neumáticas, generalmente viejas y destartaladas, en las que llegan a viajar centenares de migrantes hacinados. Lo habitual es que los grupos ronden las 100 personas por embarcación, aunque hay barcazas en las que viaja todavía más gente.

La mayoría de los rescatados son hombres, pero entre las 3.000 personas también hay alrededor de 400 mujeres y más de 40 menores de edad.

Las cifras de miles de migrantes socorridos en pocas horas comienza a hacerse habitual en Italia y hace temer la vuelta de las cifras de rescates —y de muertos— de años anteriores. En lo que va de marzo, han sido unos 11.000 los migrantes salvados por los guardacostas italianos, coordinados por la Central Operativa de Roma. En el canal de Sicilia, que fue la ruta migratoria más peligrosa en 2015 para la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), han perdido la vida al menos ocho personas en este mes.

Todavía no hay un recuento cerrado de marzo, pero las cifras de enero y febrero ya superan las del año pasado. La Organización sostiene que en los dos primeros meses del año pasado llegaron a las costas italianas 7.882 migrantes. En el mismo periodo de este año, ya son 9.100.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, teme que las llegadas masivas solo hayan comenzado. Precisamente por eso eligió la isla de Lampedusa, escenario habitual de tragedias migratorias y "que está más al sur que Túnez" para hacer una visita el pasado viernes, antes de celebrar la pascua. Fue un gesto simbólico con el que Renzi quiso llamar a la Unión Europea a "seguir siendo humana". "Lampedusa es el corazón de Italia y de Europa, porque enseña a todos que hay que actuar con grandes valores humanitarios", dijo Renzi. Al mismo tiempo, pidió a la Unión Europea a "no hacer como si no pasara nada" frente a la "gran emergencia" que supone la migración.

La alcaldesa de la isla, Giusi Nicolini, socialdemócrata y ecologista, insiste en repetir que los cientos de personas que llegan en las embarcaciones solo son "hombres, mujeres y niños que arriesgan sus vidas en el mar para huir de la pobreza y de la guerra". Un discurso bien distinto al de la xenófoba Liga Norte, que critica la política migratoria de Italia e insiste en afirmar que existe una conexión entre migrantes, crisis económica, criminalidad e, incluso, terrorismo.

Más información