Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Argentina procesa a una vedette que participó en el despegue de un avión

Vicky Xipolitakis es acusada de haber puesto en peligro la seguridad de la aeronave

El “vuelo del escándalo” argentino, protagonizado por la vedette argentina Vicky Xipolitakis, quedó hoy a un paso del juicio oral. El juez de la causa procesó a Xipolitakis y a los dos pilotos que perdieron su empleo en la aerolínea Austral por permitir a la actriz que participase en el despegue de un vuelo de Buenos Aires a Rosario el año pasado. Además, ordenó embargar bienes a cada uno por 250.000 pesos (16.700 dólares). Son acusados de poner “en peligro la seguridad de la nave", un delito castigado con penas de entre dos y ocho años de prisión.

Xipolitakis, una vedette de bajo caché conocida como la Griega en Argentina, entró en la cabina antes del despegue del avión y permaneció allí durante todo el trayecto, en el que bromeó con los pilotos, se sacó fotografías con ellos y grabó un vídeo con el teléfono celular que fue su perdición. La grabación se emitió primero por televisión y después se viralizó hasta el infinito por las redes sociales, hasta aterrizar como prueba en el expediente abierto contra ellos.

"El acceso y permanencia de Xipolitakis a la cabina de mando durante todas las etapas del vuelo AU 2708, inclusive aquellas críticas, ocasión en que se concretaran las irregulares conductas descriptas precedentemente [puso] necesariamente en peligro la seguridad del vuelo”, dijo el juez federal Ariel Torres en su fallo.

Argentina procesa a una vedette que participó en el despegue de un avión. Vídeo grabado por Vicky Xipolitakis en la cabina del vuelo AU 2708 entre Buenos Aires y Rosario en junio de 2015.

"Se debe tomar conciencia de que todo trabajo o ámbito en el que, por el riesgo mismo que la actividad conlleva, se pueda ver comprometida nada menos que la integridad física de terceras personas, no puede ser tomado a la ligera. En ese sentido, lo acontecido durante el vuelo a todas luces evidencia que deliberadamente se dejaron de lado las acciones propias de una profesión tan delicada, para con toda liviandad y alboroto, transformarlo en un irresponsable juego cuasi-mediático", concluye el magistrado.

En la grabación, con la cabina en semioscuridad antes del despegue, se escucha a la famosa argentina preguntar cuál es el acelerador y si es seguro que sea ella quién lo apriete. Después es ella quien tranquiliza a los pilotos cuando uno de ellos pregunta si las imágenes terminarán en ‘Showmatch’, en referencia al programa del estilo ‘Mira quién baila’ en el que la Griega suele exhibirse. “No, si no vamos todos presos”, aseguró entonces, sin ser del todo consciente de que sus palabras podrían hacerse realidad.