Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Nobel de la Paz Suu Kyi jura como ministra del nuevo Gobierno de Myanmar

Suu Kyi asume cuatro carteras clave: Exteriores, Electricidad y Energía, Educación y Oficina de la Presidencia

Htin Kyaw (izquierda), junto a Aung San Suu Kyi, este miércoles en el Parlamento birmano. EFE

Myanmar, la antigua Birmania, ha comenzado hoy una nueva era. En una solemne ceremonia en el Parlamento en Naypyidaw, ha jurado su cargo el presidente Htin Kyaw, el brazo derecho de Aung San Suu Kyi. Tras la arrolladora victoria en las elecciones de noviembre de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) que encabeza la premio Nobel de la Paz, Htin se ha convertido así en el primer jefe de Estado civil del país desde hace 50 años. También han jurado su cargo los miembros del nuevo Gobierno, que tomarán posesión el próximo viernes. Suu Kyi, que ya antes de los comicios había apuntado que sería quien ejerciera el verdadero poder en la sombra, será una “superministra” que ocupará cuatro de las carteras más relevantes: Asuntos Exteriores, Educación, Energía y la Oficina de la Presidencia.

“La Dama”, como se le conoce popularmente en Birmania, no ha podido optar a la jefatura del Estado porque la Constitución birmana, redactada por los militares que han controlado el país durante medio siglo, prohíbe ocupar el puesto a quienes tengan hijos con pasaporte extranjero. Los de Suu Kyi tienen nacionalidad británica.

Precisamente, en su discurso de investidura Htin apuntó que la reforma de la Constitución será una de las prioridades de su mandato. “Nuestro nuevo gobierno pondrá en marcha la reconciliación nacional, la paz en el país y el surgimiento de una Constitución que abra el camino a un unión democrática y mejore el nivel de vida del pueblo”, sostuvo el nuevo presidente en la ceremonia televisada.

“Tenemos el deber de trabajar para que surja una Constitución que sea apropiada para nuestro país y que respete los estándares democráticos”, insistió.

Para ello, el nuevo gobierno encara un arduo camino. El Ejército aún controla el 25% del Parlamento, lo que le otorga derecho de veto sobre cualquier reforma constitucional. Además conserva tres ministerios clave -Defensa, Interior y Fronteras-, así como el control del Consejo de Seguridad Nacional, un influyente órgano asesor del gobierno.

Aunque en la ceremonia de este miércoles las posibles rivalidades futuras quedaron momentáneamente aparcadas. Htin estaba flanqueado por sus vicepresidentes, Henry Van Thio -representante de las minorías étnicas- y Myint Swe -el candidato a la jefatura de Estado que había propuesto el Ejército-, y los tres pronunciaron el juramento al unísono.

“Siempre seré leal a la Unión de Myanmar, y siempre antepondré a todo la no desintegración de la Unión, la unidad nacional y la perpetuación de la soberanía”, declararon los tres. El jefe militar birmano, Min Aung Hlain, se encontraba presente en la ceremonia.

El nuevo Gobierno hereda un país lleno de esperanza hacia su gestión y en el que el fin de las sanciones internacionales con el inicio de la transición democrática ha dado paso a una economía en ascenso y una sociedad civil cada vez más pujante.

Pero también tendrá que afrontar numerosos problemas: no solo cómo manejar con éxito sus relaciones con el Ejército, sino también elevar el nivel de vida de un país que aún se encuentra entre los más pobres del mundo. Asimismo, tendrá que tratar de resolver los conflictos étnicos en las zonas fronterizas y el auge del budismo nacionalista. Tareas muy arduas para unos ministros sin experiencia previa de gobierno.