Puntos claves de la negociación entre Colombia y el ELN

La guerrilla y el Gobierno inician la etapa pública de las negociaciones sin especificar una fecha concreta

Los guerrilleros del ELN Antonio Garcia y Pablo Beltran, a su llegada a la mesa de negociación en Caccas. AFP

El Gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) han llegado a un acuerdo para iniciar la fase pública de la negociación para alcanzar la paz. Los diálogos, de los que aún no se sabe fecha de inicio, comprenden una agenda y una serie de requisitos que, aunque les confieren cualidades propias, en esencia son muy similares a los que se negocian desde hace tres años en Cuba con las FARC.

"Ya hemos acordado en La Habana unas medidas y una institucionalidad, tanto en materia de satisfacción de los derechos de las víctimas como del fin del conflicto, y es en ese marco que tendremos las discusiones con el ELN", ha asegurado el presidente Juan Manuel Santos tras la declaración oficial del inicio de las conversaciones. "No vamos a acordar una nueva Comisión de la Verdad, ni un nuevo Tribunal para la Paz, ni nuevos procedimientos para el cese al fuego y de hostilidades definitivo, ni una nueva Misión Internacional de Verificación. Los procesos con las FARC y el ELN son distintos pero el fin del conflicto es solo uno".

Estas son las claves de este nuevo proceso de paz que se inicia en Colombia.

La fase exploratoria

Desde enero de 2014 a marzo de 2016 se han realizado una serie de encuentros privados entre ambas delegaciones en Ecuador, Brasil y Venezuela. A estas reuniones asistieron, además, Noruega, Cuba y Chile, todos ellos países garantes de la negociación.

La sede

El anuncio del inicio de una etapa pública se ha realizado en Caracas. La elección de la capital venezolana no es baladí, según las autoridades colombianas en esta ciudad se resguardan los miembros de la dirección, que siempre han encontrado el apoyo del Gobierno bolivariano, tanto con Hugo Chávez como con Nicolás Maduro. Sin embargo, Ecuador será finalmente la sede fija donde se desarrollarán las conversaciones. Venezuela, Chile, Brasil y Cuba se convertirán en ubicaciones itinerantes.

La agenda

Con "la mayor celeridad posible", según han declarado las delegaciones, se intentará cumplir con un organigrama en el que la participación ciudadana, por petición del ELN, será clave.

- Democracia para la paz: este punto no solo contempla la involucración de la ciudadanía, sino que incluye "el tratamiento de la situación jurídica de los sindicados y condenados por actos en el desarrollo de la movilización social". Es decir, aquellas personas que durante estas décadas de conflicto hayan sido enjuiciadas y condenadas por su vinculación a la guerrilla.

- Transformaciones para la paz: planes, iniciativas y propuestas de la mesa y de la ciudadanía para "superar la pobreza, la exclusión social, la corrupción y la degradación medioambiental", entre otras ideas que el ELN defiende desde su formación en 1964.

- Víctimas: reconocimiento a las víctimas del conflicto y sus derechos según los principios de verdad, justicia, reparación, no repetición y no olvido. Este aspecto es similar al punto 5 de las negociaciones entre el Gobierno y las FARC que se aprobó el pasado diciembre y que incluye el apartado de la justicia especial.

- Fin del conflicto armado: el acuerdo final decidirá la situación jurídica de los guerrilleros, sus condiciones de seguridad, la transición al ejercicio de la política y el futuro de los miembros del ELN en prisión. Además, se acordará el cese del fuego y las hostilidades de forma bilateral y un marco para la entrega de armas. Por último, ambas delegaciones tratarán de "esclarecer el fenómeno del paramilitarismo".

¿Cómo se implementarán estos acuerdos?

La ejecución de cada uno de los puntos una vez que estén acordados se hará en base a un cronograma pactado entre ambas partes que incluye mecanismos de control, seguimiento y verificación. En esta fase final no solo participarán el ELN, el Gobierno colombiano y los países garantes, también lo hará la sociedad.

¿En qué consiste la participación ciudadana?

El ELN ha solicitado el acompañamiento de la sociedad durante todo el proceso. A las declaraciones conjuntas o independientes, se sumarán más vías de comunicación pública como boletines, páginas webs y otras que se puedan acordar durante las negociaciones. En esta fase pública también se realizará la denominada pedagogía para la paz.

"En lugar de pasar un largo tiempo en la mesa redactando acuerdos detallados punto tras punto, queremos promover procesos de participación de la sociedad en las regiones que sirvan de base para acordar con el ELN medidas que contribuyan a la construcción de la paz", ha dicho Santos.

¿Quién está a cada lado de la mesa?

La delegación del Gobierno la encabeza Frank Pearl, economista, ex Alto Comisionado para la Paz, exministro del presidente Juan Manuel Santos y negociador plenipotenciario en los diálogos con las FARC. Delante tendrá a Antonio García, comandante del ELN y miembro de la guerrilla desde los años setenta.

Cada equipo estará integrado por hasta al menos 30 representantes. En las sesiones solo podrán participar 10 personas, cinco principales y cinco suplentes, y contarán con la ayuda de los asesores que consideren necesarios.

Más información