Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU investiga a soldados franceses por una denuncia de abusos sexuales a niñas centroafricanas

Varias menores relatan cómo fueron forzadas a mantener relaciones con un perro

Militares franceses en Bangui, capital de República Centroafricana.
Militares franceses en Bangui, capital de República Centroafricana. REUTERS

La Secretaría General de la ONU, dirigida por el surcoreano Ban Ki-moon, tiene en su mesa un nuevo dossier con posibles casos de abusos sexuales en República Centroafricana. En esta ocasión, la denuncia vincula a la misión militar francesa en el país. La oficina de Ban, en una nota difundida este miércoles, califica de "alarmantes" las nuevas denuncias por explotación sexual cursadas en la provincia de Kemo, en el sur de la excolonia francesa. La ONG estadounidense Aids Free World, que ha tenido acceso a detalles de las denuncias, informó de que en uno de los casos se investiga si un mando militar francés forzó a cuatro niñas a mantener relaciones con un perro a cambio de dinero. El Estado Mayor de la Defensa francés no ha querido hacer comentarios por el momento sobre un asunto relacionado con la justicia y a falta de valoración política del ministro Jean-Yves Le Drian.

Según la información de Aids Free World, la británica Diane Corner, segunda en la representación de Ban en República Centroafricana, se reunió el pasado 26 de marzo con líderes locales, víctimas y una delegación de la Minusca, la misión de la ONU en el país. Durante las entrevistas, tres niñas relataron cómo, tras ser atadas y desnudadas, habían sido forzadas por un mando militar francés a mantener relaciones sexuales con un perro. Según su testimonio, recibieron unos siete euros cada una (5.000 francos centroafricanos). Los hechos sucedieron en 2014 y tuvieron a una cuarta menor como víctima, que murió posteriormente de una enfermedad desconocida.

El departamento dirigido por el secretario general detalló ayer en la nota que la denuncias recibidas corresponden al periodo 2013-2015. La ONU, a través de sus agencias en el terreno, está tratando de averiguar "el número exacto de denuncias y su naturaleza". Además del contingente francés, estarían también involucrados soldados de Burundi y Gabón. La ONU ha informado a Francia de las investigaciones abiertas. En casos anteriores, el titular de Defensa Le Drian ha remitido a la fiscalía francesa los datos facilitados por la ONU.

Los militares galos están desplegados en el marco de la Operación Sangaris, desplegada desde finales de 2013 para detener el conflicto abierto entre milicianos Seleka (musulmanes) y antibalaka (cristianos). No sería la primera vez en la que este contingente es señalado por presuntos abusos sexuales. El pasado año, la fiscalía francesa abrió diligencias contra militares franceses tras recibir de un funcionario de la ONU un documento preliminar sobre vejaciones cometidas en un campo de desplazados en el aeropuerto de la capital, Bangui.

Aids Free World informó también de que UNICEF entrevistó hace dos semanas a 98 niñas por supuestos abusos sexuales cometidos por fuerzas militares internacionales. Esta organización dio cuenta además de la denuncia cursada contra un soldado congoleño el pasado 28 de marzo por la madre de una adolescente de 16 años por un caso de violación en un hotel. El militar admitió ante la policía centroafricana que había mantenido relaciones con la niña en varias ocasiones a cambio de entre tres y siete euros.

La ONU registró el pasado año 99 denuncias por presuntos casos de abuso o explotación sexual, una veintena más que en 2014. Según detalló recientemente un informe interno, la mayor parte de los casos, 69, involucran a personal civil, policial o militar de las misiones de pacificación de la ONU. De estos operativos, con una fuerte presencia de cascos azules, se llevaron la palma los desplegados precisamente en República Centroafricana y República Democrática del Congo. Las otras 30 denuncias fueron interpuestas contra personal no vinculado a misiones de paz en el extranjero, pero sí a las agencias humanitarias que desarrollan las actividades de la organización.