Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La policía detiene a un universitario por conducir el autobús que mató a dos agentes

El oficialismo acusa a la oposición de provocar nuevos episodios de violencia

Un policía tumbado tras el atropello. C. E. Ramírez (Reuters)

La policía venezolana ha detenido a José Gregorio Sulbarán Múñoz, estudiante del Instituto Universitario de Tecnología Agro-Industrial (IUT), por conducir presuntamente un autobús que arrolló a 12 oficiales de seguridad, provocando la muerte de dos de ellos, que custodiaban una protesta en San Cristóbal, una ciudad en el Estado de Táchira y fronteriza con Colombia.

Las muertes sucedieron el martes en una manifestación callejera contra el aumento de la tarifa del transporte público en Táchira. Un centenar de estudiantes secuestró 16 buses de una terminal de pasajeros localizada en las cercanías del IUT. Los manifestantes, que se apoderaron de las calles, se enfrentaron contra los escuadrones policiales. Entonces ocurrió la violenta embestida.

El arrollamiento fue grabado con cámaras de teléfonos móviles. En los vídeos, que se han transformado en virales, se captura el momento en que un desenfrenado bus rompe con el anillo de seguridad y atropella a una docena de policías. Los oficiales Armando Otto Marqués Molina y Nicolle Pérez Soler han muerto de forma instantánea, mientras que el resto de los policías convalece en un hospital.

“El bus parecía conducido por un piloto de la Fórmula Uno. Había girado varias veces alrededor del cordón de seguridad, pero en uno de estas rotaciones se dirigió contra los policías. El conductor no iba solo, estaba acompañado por seis manifestantes más. Esta no es la primera vez que los estudiantes de la IUT secuestran buses para protestar”, relató un testigo. El general del Ejército Efraín Velasco, jefe militar de la región andina, ha confirmado que están detenidos 53 manifestantes. Los detenidos permanecían el miércoles en la sede de la policía de Táchira.

La muerte de los policías abre una herida en Venezuela. Dos años atrás, San Cristóbal fue el epicentro de las protestas contra el presidente Nicolás Maduro que ocasionaron el encarcelamiento del entonces alcalde opositor de esa localidad, Daniel Ceballos, por no detener a los manifestantes. El oficialismo, ahora, acusa a la oposición de provocar nuevos episodios de violencia a través de las protestas.

José Gregorio Vielma Mora, gobernador de Táchira, ha decretado tres días de luto en la región andina y ha señalado a la “derecha” de incitar al odio contra el Gobierno. La oposición lo niega: “Fue en la universidad que ustedes (el Gobierno) controlan con el movimiento estudiantil y con sus rectores y autoridades donde hubo estas muertes”, dijo el diputado Juan Requesens.