Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario de la casa de Peña Nieto movió su fortuna tras el escándalo

Juan Armando Hinojosa transfirió 100 millones de dólares a Nueva Zelanda cuando el Gobierno lo investigaba por conflicto de interés

Panama Papers Mexico
Peña Nieto y el funcionario que lo investigó, Virgilio Andrade. AP

Juan Armando Hinojosa, el empresario y contratista involucrado en el caso de la casa blanca de Angélica Rivera, la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, movió una parte de su fortuna a paraísos fiscales en Nueva Zelanda mientras era investigado por el escándalo que cimbró al Gobierno del PRI. La filtración de los Papeles de Panamá reveló que el presidente de Grupo Higa usó los nombres de su madre y su suegra para transferir cerca de 100 millones de dólares que tenía en empresas constituidas en el Caribe. La transacción ocurrió poco menos de mes y medio después de que la Secretaría de la Función Pública (SFP), que depende del poder ejecutivo, abriera la pesquisa que trataba de determinar si Peña Nieto había incurrido en conflicto de interés.

Los documentos filtrados de la firma Mossack Fonseca indican que el empresario Hinojosa inició las gestiones para mover su fortuna desde paraísos fiscales caribeños a Oceanía 42 días después de que el Gobierno mexicano abriera una investigación en su contra, informó el sitio Aristegui noticias. Hinojosa donó a su madre, Dora Patricia Cantú Moreno, cinco empresas constituidas en Islas Nieves y las Islas Vírgenes Británicas. Las empresas Noble Advisors, Notable Worldwide Corp. Afrika Venture Ltd., Cabbits Marketing Ltd. y Star Bright Investment tenían cerca de 100 millones de dólares depositados en cuentas de los bancos Credit Suisse, JP Morgan y USB Hamburg en Estados Unidos.

El 1 de julio de 2015 un asesor de D’Orleans Bourbon & Associates, una firma de servicios financieros, escribió a Mossack Fonseca, la empresa panameña que se encuentra en el centro del escándalo de filtraciones, para solicitar ayuda en la creación de fideicomisos en Nueva Zelanda. El sistema financiero de ese país protege a los inversionistas ya que no obliga a revelar los nombres de los beneficiarios y determina que el pago de impuestos solo debe ocurrir cuando las ganancias hayan sido generadas en Nueva Zelanda.

El correo dirigido a Mossack Fonseca exige secrecía y aseguraba que la transacción, que ayuda al cliente a “reestructurar su patrimonio afuera de su país de residencia”, era urgente. Filipe Di Matos, el abogado que lo escribió, explicó que Hinojosa “desagrada” a muchos y que había tenido que lidiar con mucha “publicidad negativa”. El asesor, sin embargo, también presumió la importancia del potencial cliente. Se trataba de “uno de los hombres de negocios más prominentes de México”, aseguró.

El Grupo Higa, propiedad de Hinojosa, es un conglomerado de empresas diversas que van desde la construcción hasta el diseño gráfico. La compañía Teya, creada en 1980, ha tenido muchos contratos en el Estado de México, que fue gobernado por Enrique Peña Nieto entre 2005 y 2011. En ese Estado, la empresa Teya construyó 58 carreteras y llevó a cabo la remodelación de la universidad estatal, además de construir centros médicos y rehabilitar varios jardines de niños. También construyó el aeropuerto de Toluca, la capital del Estado. El holding también tiene otras compañías que ofrecen servicios de taxi aéreo o que imprimen publicidad para marcas como Dominos Pizza, Coca-Cola y el Tecnológico de Monterrey, un centro de estudios universitario.

Del gobierno de Enrique Peña Nieto, Higa obtuvo un contrato para remodelar el hangar presidencial. La obra, que tuvo un costo de 945 millones de pesos (54,5 millones de dólares), fue “por asignación directa” según recuerda una carta de recomendación enviada por D’Orleans Bourbon & Associates a Mossack Fonseca para acelerar el proceso.

El trámite fue hecho contrarreloj. Mientras avanzaba la pesquisa del Gobierno, más presionaban los correos a Mossack Fonseca, que debía hacer una investigación sobre Hinojosa. La empresa panameña quiso saber a profundidad la trayectoria del empresario, pero sus abogados se negaron en defensa de su privacidad.

En agosto de 2015, Virgilio Andrade, el funcionario de la Administración de Peña Nieto que se encargó del caso, concluyó que no existió conflicto de interés. El escándalo que forzó la atención de la prensa internacional hizo que los asesores financieros de Mossack Fonseca se preocuparan. "Los resultados de Cumplimiento arrojan información adversa del Sr. Hinojosa relacionados con posibles vínculos y beneficios que recibe del actual presidente de México. ¿Existe relación entre ambos, incluyendo económico?", preguntaron al abogado Di Marco. Este se apresuró a responder que el empresario de Grupo Higa había sido exonerado por el Gobierno y que la información negativa venía de rivales de negocios de la empresa, como el magnate Carlos Slim. 

Esto finalmente concluyó con la creación de dos fideicomisos, The Huanca y The Khuno, en Nueva Zelanda a nombre de la madre del empresario. Un tercero, The Huiracocha, también fue creado en ese país de Oceanía, pero con el nombre de su suegra, María Teresa Cubria. Los principales beneficiarios de estas sociedades, sin embargo, son el propio Hinojosa y su esposa, María Teresa García, además de las dos hijas del matrimonio.

Más información