Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fiscal argentino pide investigar a Macri por su empresa en Bahamas

El procurador Federico Delgado entiende que hay elementos para abrir una causa contra el presidente por "omisión de datos en su declaración jurada"

El presidente de Argentina Mauricio Macri. ATLAS

Cuando el Gobierno argentino pensaba que el escándalo por los papeles de Panamá se había apagado, un fiscal ha pedido abrir una investigación contra el presidente del país, Mauricio Macri, por posible “omisión de datos en su declaración jurada”, un documento en el que los cargos públicos están obligados a informar de las propiedades y activos que poseen. Según el fiscal, Macri debería haber declarado las empresas en las Bahamas de las que, según las revelaciones, fue director mientras ostentaba el cargo de alcalde de Buenos Aires.

El fiscal, Federico Delgado, reclama, en concreto, una investigación sobre las declaraciones juradas de Macri de 2007 —cuando fue elegido alcalde— y 2008. Un año después, las empresas de las que el mandatario era director, Fleg Trading Ltd. y Kamusha S. A. (reveladas en los papeles de Panamá), fueron disueltas. Según el entorno del presidente, no las incluyó en el documento porque no tenía acciones.

Delgado señaló este jueves que ya ha pedido al juez Sebastián Casanello la apertura de una causa contra el mandatario. “Se habrá de determinar, como primer paso, si el señor Mauricio Macri omitió maliciosamente completar su declaración jurada”, escribió Delgado en su solicitud.

Casanello es el mismo juez que lleva el proceso por lavado de dinero contra Lázaro Báez, un poderoso empresario enriquecido durante el kirchnerismo cuya detención ha acaparado desde el martes toda la atención en Argentina. El magistrado no tiene límite de tiempo para tomar una decisión sobre Macri, según confirmaron fuentes de la fiscalía. Si finalmente acepta la petición del fiscal, el presidente se enfrentará a una causa judicial cuando lleva poco más de tres meses en el cargo.

El diputado kirchnerista Darío Norman Martínez también presentó una demanda penal contra Macri, en este caso por la “presunta comisión del delito de lavado de dinero y/o evasión fiscal”. Martínez pidió a la justicia que investigue si en su condición de director de las firmas Fleg Trading Ltd. y Kamusha S. A. tuvo conocimiento, aprobó o decidió maniobras fraudulentas y si el motivo de la creación de esas sociedades fue ocultar esas maniobras.

Explicaciones

El Ejecutivo argentino mantuvo a Macri fuera del foco mediático desde que el domingo se hizo pública la filtración de los documentos del estudio panameño Mossack Fonseca, que revelaron la existencia de una sociedad opaca encabezada por Franco Macri, el padre del presidente argentino, dueño de uno de los mayores emporios empresariales del país.

Por el momento, el mandatario se ha limitado a señalar en una entrevista de radio que se trató de “una operación legal”, mientras que han dado la cara por él su padre y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. El primero se hizo responsable de las empresas descubiertas en las Bahamas, señaló que están debidamente declaradas y aseguró que su hijo figuraba en ellas por “una mera formalidad”, sin formar parte del accionariado ni percibir dinero a cambio. Peñainsistió en que el presidente “ha declarado todos sus activos”.

Las explicaciones no han convencido a la oposición, que ha solicitado la comparecencia del presidente en el Congreso. Sin embargo, el oficialismo la ha bloqueado y Macri ha evitado encabezar ruedas de prensa.

“La gran pregunta es para qué crear empresas en paraísos fiscales”, señaló Martínez a EL PAÍS. “Queremos que dé las explicaciones que no está dando públicamente. La respuesta del Gabinete y del padre de Macri no ha hecho más que ratificar su participación en la sociedad”, agregó.

El escándalo ha golpeado la imagen de Macri dentro y fuera del país, en especial porque cuestiona el discurso de transparencia sostenido por el mandatario. Aun así, el mensaje gubernamental recuperó brío en los últimos dos días por la detención del empresario Lázaro Báez, icono de la supuesta corrupcion kirchnerista.

Más información