Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

SpaceX logra que un cohete aterrice en una plataforma en el océano

El resultado despeja el camino emprendido por algunas empresas privadas para reutilizar los cohetes y abaratar el coste de operaciones en el espacio

El cohete Falcon 9 durante su despegue en el Centro Espacial Kennedy. John Raoux AP / Quality-Atlas

La empresa SpaceX ha superado otro hito en la carrera espacial. Tras cuatro intentos fallidos, la compañía ha logrado finalmente que un cohete lanzado al espacio aterrizase posteriormente en una plataforma flotante en el océano. El espectacular resultado de la operación despeja el camino emprendido por algunas empresas privadas para reutilizar los cohetes y abaratar de esta manera el coste de las operaciones en el espacio.

SpaceX, fundada por el multimillonario Elon Musk, creador de PayPal, llevaba casi un año y medio persiguiendo este objetivo, que abre con seguridad una nueva etapa en la carrera espacial. En las ocasiones precedentes, los cohetes lograron aterrizar en las plataformas marítimas, pero lo hicieron con demasiada fuerza y se destruyeron. En uno de esos intentos, un cohete estalló a los dos minutos de despegar cuando llevaba suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS).

El cohete Falcon 9 partió de la base de Cabo Cañaveral (Florida) a las 16.43 (22.43 en España) y puso en órbita una cápsula con material para investigación científica y suministros para la tripulación que está en la estación espacial. La previsión es que la cápsula, que lleva unos 3.000 kilos de suministros, llegue a la ISS el próximo domingo. Esta es la octava misión que la empresa de Musk lleva a cabo para la NASA, de la que es proveedor.

SpaceX, fundada por el multimillonario Elon Musk, llevaba casi un año y medio persiguiendo este objetivo

Pero más allá de esta puesta en órbita de la cápsula, el gran éxito de hoy para SpaceX ha sido conseguir que el Falcon 9 vuelva de nuevo a la Tierra y aterrice en una plataforma flotante en el océano Atlántico. Esto abre la posibilidad a la compañía a tener de lugares de aterrizaje móviles.

Este hecho permitirá también a las compañías privadas que se han sumado a la carrera espacial reutilizar los cohetes que se lanzan al espacio. SpaceX y Blue Origin, fundada por el también multimillonario estadounidense Jeff Bezos, están compitiendo en este terreno. La posibilidad de que las compañías puedan reutilizar los cohetes supondrá una evidente reducción de costes y la posibilidad de destinar ese dinero a otras aventuras para la exploración del sistema solar.

El éxito de esta iniciativa ha sido posible gracias a Musk, un innovador de origen surafricano que fundó PayPal y ha hecho populares los coches eléctricos como responsable de la empresa Tesla. Con la puesta en marcha de SpaceX, fundada en 2002, Musk persigue que los viajes al espacio dejen de ser un sueño al alcance de unos pocos y aspira a que algún día el hombre pueda tener colonias en Marte. En la actualidad, la compañía de Musk tiene firmado un contrato multimillonario como proveedor de la NASA.

Más información