Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas reprocha a España su falta de compromiso en la acogida de refugiados

El Gobierno español no se ha traído ni a uno solo desde los 18 que acogió a finales de 2015

Inmigrantes y refugiados guardan cola para una taza de te en un campo de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia.
Inmigrantes y refugiados guardan cola para una taza de te en un campo de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia. Reuters

España ha acogido a 18 refugiados desde el acuerdo europeo de septiembre de 2015. En marzo, el Gobierno se comprometió a acelerar el ritmo, con la llegada de 467 refugiados en ese mes. Un informe de la Comisión Europea revela que casi dos semanas después de que el plazo expirara no ha llegado ni uno solo de los 467 prometidos. Diversas instituciones europeas reprochan a España esos números decepcionantes, y sobre todo la “falta de voluntad” del Ejecutivo. Acnur, la agencia de la ONU, se sumó ayer a esas críticas en el Congreso.

Avances con cuentagotas

LUCÍA ABELLÁN

Los compromisos de repartir por toda Europa a los refugiados llegados a Grecia e Italia, así como de acoger directamente a otro cupo de demandantes de asilo desde terceros países, apenas se han cumplido. Tras meses de tensiones, la Unión Europea acordó a finales del pasado septiembre redistribuir a 160.000 personas -una mínima parte del millón largo llegado a suelo europeo en- entre todos los socios. El resultado es muy insatisfactorio: solo se ha reubicado a 1.145 personas. Y el objetivo de 160.000 debería estar cumplido en dos años.

Algo mejor progresa el reasentamiento desde países con fuerte presencia de refugiados (básicamente los vecinos de Siria). La UE ha acogido a 5.677 personas en los últimos meses, del cupo de 22.504 que se había asignado.

Todas estas cifras se han visto sacudidas con el acuerdo de expulsión de refugiados y migrantes entre la UE y Turquía. Como ya llegan muchos menos extranjeros a Europa por la ruta del Egeo, la UE ha propuesto convertir 54.000 plazas de reubicación -desde Grecia e Italia a otros Estados- que estaban sin asignar también en reasentemientos directos desde Turquía. A ese número se les suman los 18.000 que aún no se habían desplazado desde terceros países cuando se firmó el acuerdo. El resultado es que Europa se compromete a traer desde Turquía al menos a 72.000 refugiados mientras dura el pacto de expulsiones. Una vez sellada la ruta, el club comunitario promete -pero ya sin cifras sobre la mesa- acoger a muchos más. El objetivo es mostrar que el viaje legal y seguro hacia Europa es más eficaz para los demandantes de asilo que arriesgar su vida en el mar.

Los datos cuentan historias. Y los números que presentó ayer la Comisión Europea cuentan una fea historia sobre España: el Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió a primeros de marzo a reubicar (desde Grecia e Italia) y reasentar (directamente desde Turquía) a 467 refugiados antes de acabar el mes. Por entonces, España había acogido a 18 refugiados, desde finales de 2015. Y, a pesar de las promesas, no ha llegado ninguno más. España no ha acogido a ni uno solo de los 467 refugiados que anunció, cuando han pasado ya casi dos semanas desde la fecha límite fijada por el propio Gobierno en funciones. Bruselas critica con dureza esas cifras, y atribuye los pésimos números de España a la falta de voluntad del Gobierno, según fuentes comunitarias. El asombro y el malestar por esos magros resultados se trasladan a otros ámbitos de la UE, y a varias delegaciones de los Veintiocho.

Fuentes del Ejecutivo aseguraron que se han cursado ya todas las peticiones. España pretende traerse a 32 refugiados de Italia, pero el Ejecutivo transalpino no se ha movido en semanas, según apuntó Exteriores. El Gobierno prometió acoger a 150 adicionales de Grecia; tiene ya en sus manos 138 expedientes de refugiados y está haciendo los controles de seguridad pertinentes. Finalmente, el Ejecutivo se comprometió a reasentar a 285 sirios desde Turquía: Moncloa insiste en que ha reclamado a Acnur que empiece a tramitar los expedientes, sin resultado por el momento. Fuentes de Acnur explicaron que la petición del Ejecutivo llegó a mediados de marzo, y fue cursada inmediatamente.

La agencia de la ONU ha reclamado al Gobierno que flexibilice los criterios de acogida y se suma a las tesis de Bruselas con críticas a e insiste en la falta de voluntad del Ejecutivo, según explicó la representante de Acnur en España, Francesca Friz-Prguda. “España tiene todas las condiciones necesarias para aumentar sus cifras” pero debe asumir “una mayor responsabilidad y compromiso”, dijo Friz-Prguda en una dura intervención ante la Comisión Mixta para la UE, en el Congreso.

La cruda realidad es que en algo más de seis meses España se ha traído a los citados 18 refugiados desde Italia, a pesar de las promesas del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y del titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo. No ha habido ni una sola reubicación de Grecia, ni un solo reasentamiento desde Turquía o Líbano. Hay pocos países con peores números. Portugal, con cuatro veces menos población que España, ha acogido ya a 181 refugiados. Países que no forman parte de la UE, como Suiza, Liechtenstein o Islandia, han reasentado a muchos más desde Turquía. Solo el bloque del Este presenta peores números: Hungría, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia —junto con Croacia— no han acogido a un solo refugiado. Hay otros países con números más bajos, pero son de menor tamaño: Bulgaria (1), Chipre (6), Letonia (6), Lituania (6) o Estonia (7).

Esas cifras corresponden al segundo informe de la Comisión sobre reubicación y reasentamiento, que confirma que el compromiso de los Veintiocho ha mejorado ligeramente, pero la velocidad a la que los socios acogen a los refugiados sigue siendo decepcionante. La UE ha reubicado a 1.145 refugiados desde Grecia e Italia frente a los 160.000 comprometidos, el 0,7% del total. España lleva 18 de 19.219: menos del 0,1%. Bruselas apunta que con el cierre de la frontera de Grecia con Macedonia siguen en suelo griego hasta 56.000 personas. Eso puede ser un polvorín: un tercio de esa gente procede de países no elegibles para la reubicación.

Solo siete expertos españoles para las expulsiones desde Grecia

LUCÍA ABELLÁN

La escasa disposición demostrada por España en la crisis de refugiados va más allá de las acogidas. El Ejecutivo español ha sido uno de los que menos expertos ha proporcionado a Bruselas para el programa de devoluciones de migrantes y refugiados desde Grecia hasta Turquía. De los 2.452 puestos solicitados por la Comisión Europea a los países miembros a finales de marzo, se han presentado ya 1.301. De ellos, solo siete provienen de España. Son tres oficiales de asilo, un juez y tres especialistas en readmisiones, según datos del Ejecutivo comunitario.

La cifra palidece frente a los 323 prometidos por Francia o los 255 de Alemania. Y queda muy por detrás de ofrecimientos realizados por países muy recelosos de implicarse en cualquier política europea de migraciones como Polonia, que ya ha puesto a disposición de Bruselas 50, o Hungría (75). También es cierto que estos países poseen un incentivo para cooperar en esta política, consistente en devolver a Turquía a todos los extranjeros -incluidos refugiados- que hayan puesto un pie en Grecia a partir del 20 de marzo. Es un acuerdo que, de alguna manera, refuerza su rechazo a la acogida de refugiados (aunque la otra cara del pacto es que Europa se compromete a acoger más asilados en origen).

Otros dos grandes países destacan también por su falta de implicación. Se trata de Reino Unido, que ha aportado solo nueve expertos, e Italia, con un intérprete.

Más allá de los países rezagados, el ritmo de ofertas es más acelerado que el de otras operaciones. Aún así, queda mucho por hacer. De las 2.452 plazas solicitadas por la agencia de asilo (EASO por sus siglas en inglés) y por Frontex, la agencia europea de fronteras, sobre el terreno solo hay desplegados 407 expertos.

“Los progresos no son satisfactorios”, subraya la Comisión en el informe. Bruselas señala que desde el primer informe de mediados de marzo había compromisos por parte de los Estados miembros para acoger a 6.000 refugiados con rapidez. “Ese objetivo no se ha cumplido”, asegura el informe. Solo se han acogido a 163 personas desde Grecia e Italia. En el caso de Turquía las cifras son mejores: 5.677 personas de las 22.504 acordadas. “La Comisión urge a los socios a incrementar dramáticamente sus esfuerzos para responder a la situación humanitaria en Grecia y prevenir el deterioro de la situación en Italia”, asegura el documento, que subraya la posibilidad de que la Comisión “tome medidas” si los Estados miembros “no cumplen sus obligaciones”.

Más información