Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado en un autobús causa al menos 21 heridos en Jerusalén

El atentado, sin precedentes desde 2013 y que recuerda a los de la Segunda Intifada, agrava la ola de violencia

Atentado en Jerusalén.  Fuerzas de seguridad y de los servicios de emergencias israelíes, frente al autobús que este lunes ha sufrido una explosión en Jerusalén. / FOTO: THOMAS COEX (AFP) / VÍDEO: REUTERS-LIVE

Jerusalén volvió a revivir este lunes las escenas más trágicas de la Segunda Intifada (2000-2005). La explosión de una bomba un autobús urbano en la zona occidental, internacionalmente reconocida como israelí, de la ciudad ha causado al menos 21 heridos, dos de ellos graves. El vehículo de transporte público quedó completamente calcinado, al igual que otro autobús y un turismo que circulaban a su lado. La policía no pudo confirmar en un primer momento dónde se produjo la deflagración, que levantó una densa humareda en el distrito de Talpiot, en la zona sur de la ciudad, cercana a Línea Verde de demarcación del territorio del Estado judío hasta la guerra de 1967. El atentado con bomba contra un autobús, dispara la tensión en la ola de violencia que se registra desde hace seis meses en una escala sin precedentes en Israel desde 2013.

La policía y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, confirmaron que la explosión había sido causada por una bomba. "Definitivamente era una bomba", dijo el regidor municipal, que llamó a los ciudadanos a permanecer vigilantes y a seguir con sus vidas lo antes posible, en plenos preparativos para la celebración de la semana de Pascua judía.  Los heridos han sido trasladadas a dos centros hospitalarios.

"Un examen policial ha verificado que una bomba explotó en la parte trasera de un autobús, causando heridas a los pasajeros y el incendio del vehículo", indicaron fuentes de los servicios de seguridad. Más de una decena de personas fue atendida en la zona a causa de los síntomas de asfixia producidos por la inhalación de humo."

En la misma zona ya se produjo durante la Segunda intifada un atentado contra un vehículo de transporte público con un saldo de 19 personas muertas. Entonces, el grupo islamista Hamás reclamó la autoría de la acción. El último ataque con bomba registrado en Jerusalén, en el que murió un turista británico se produjo en 2001. Otro atentado similar, que no causó víctimas, tuvo lugar en Tel Aviv en 2013.

En los pasados seis meses, la policía y el Ejército israelíes se han enfrentado a un incremento de los ataques sin parangón desde el fin de la Segunda Intifada. Un total de 28 israelíes y 201 palestinos (dos terceras partes de estos considerados atacantes por las fuerzas de seguridad) en una ola de ataques con cuchillos o con armas de fuego, o al ser arrollados deliberadamente por vehículos.

Más información