Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados los periodistas españoles secuestrados en Siria hace 10 meses

Pampliega, López y Sastre están sanos y salvos en Turquía a la espera de su repatriación

Ver fotogalería
José Manuel López, Ángel Sastre y Antonio Pampliega, en Siria, antes de ser secuestrados.

Los periodistas españoles Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, que permanecían secuestrados en Alepo (norte de Siria) desde hace casi 10 meses han sido liberados, según fuentes del Gobierno español. Los tres están sanos y salvos y ya se encuentran en Turquía. Un avión  Falcon 900 de la Fuerza Aérea española salió el sábado por la noche desde la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) hacia Ankara (Turquía) para facilitar su repatriación, que se espera se produzca hoy mismo.

La liberación de Pampliega, López y Sastre acaba con una pesadilla que se inició el 12 de julio del año pasado, cuando los tres desaparecieron en Alepo, solo 48 horas después de entrar en Siria para cubrir la guerra civil que asola el país desde 2011.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que ha asumido la coordinación del operativo, contactó ayer tarde con ellos, según indicaron fuentes del Gobierno. Su liberación ha sido posible, insistieron las mismas fuentes, gracias “al trabajo de muchos servidores públicos y la colaboración de países aliados y amigos”, principalmente en la fase final desde Turquía y Qatar. El peso principal de las negociaciones ha corrido a cargo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dependiente de la Vicepresidencia del Gobierno.

Los reporteros fueron secuestrados por el Frente Al Nusra, la filial siria de Al Qaeda, en cuyo poder han permanecido todo el tiempo, aunque en un primer momento se temió que pudieran ser vendidos a otros grupos terroristas, como el autodenominado Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Las fuentes consultadas no precisaron si se ha pagado algún rescate, aunque se sabe que Al Nusra puso un alto precio por la liberación de los tres reporteros, como es habitual con los extranjeros secuestrados en Siria. Sus captores colgaron en Internet durante estos meses algunos vídeos en los que veía a los periodistas, por separado, en aparente buen estado de salud, aunque muy demacrados, como forma de aumentar la presión y elevar el precio del rescate.

Pocos semanas después de su secuestro fue puesto en libertad el guia irio que les acompañaba y fue capturado junto a ellos, lo que alimentó las esperanzas de una pronta liberación que finalmente no se produjo.

El CNI los tenía localizados al suroeste de Alepo, aunque se temía que se vieran envueltos en los feroces combates que nunca se han interrumpido en la zona, pese a la tregua pactada por el régimen de Bachar El Asad y la oposición moderada, de la que quedaron excluidos grupos yihadistas como Al Nusra y el ISIS.

La prensa celebra la liberación

La presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), Elsa González, ha celebrado este sábado "la buena noticia" de la liberación de los reporteros secuestrados en Siria, mientras que Agustín Yanel, secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas , ha deseado la misma suerte para los reporteros que siguen secuestrados en Siria y otros países.

La última vez que se tuvo contacto con ellos fue el 12 de julio de 2015. Se encontraban en la ciudad de Alepo, al norte del país, algunos de cuyos barrios se encontraban bajo control del Frente Al Nusra. Los tres periodistas, que trabajaban como freelance (es decir, por cuenta propia), habían entrado dos días antes a Siria procedentes de Turquía. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró entonces que el Gobierno actuaría “con todas las capacidades de inteligencia y de las fuerzas de seguridad” para lograr su liberación.

Pampliega, López y Sastre no son los primeros periodistas españoles secuestrados en Siria. A principios de marzo de 2014 fue liberado el reportero de El Periódico de Cataluña Marc Marginedas, tras casi seis meses de cautiverio. Había sido secuestrado por el Estado Islámico el 4 de septiembre del año anterior cerca de Hama, en el oeste de Siria.

Menos de un mes después llegó la liberación de otros dos periodistas españoles secuestrados en Siria: Javier Espinosa, de El Mundo, y el freelance Ricardo García Vilanova. Acababan así 194 días de cautiverio en manos del Estado Islámico. Siria es uno de los lugares del mundo más peligrosos para la prensa.

Más información