Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vota Erasmus iberoamericano

La Secretaría General Iberoamericana y la OEI lanzan una campaña en Facebook para buscar un nombre a su programa de intercambio universitario

El rey Felipe VI se fotografía con estudiantes de Erasmus.
El rey Felipe VI se fotografía con estudiantes de Erasmus. EFE

El próximo gurú digital o el nuevo genio de la robótica no tiene por qué surgir en California, pero sí podría hacerlo en cualquier otra parte del continente americano, si tiene las oportunidades adecuadas. Como otra muestra de que Facebook abarca cada vez más aspectos de la vida diaria, la sede madrileña de la red social, la más popular también en América Latina, acogió ayer el lanzamiento de la campaña Ponle nombre a tu futuro, con la que la Secretaria General Iberoamericana quiere buscar un nombre para su iniciativa de intercambio universitario, el llamado Erasmus iberoamericano, por sus similitudes con el popular programa europeo.

En el salón Pink Panther de la compañía estadounidense en Madrid y ante un auditorio lleno de jóvenes, incluida la peruana Jackeline Cipriano, que contó cómo ha cambiado su vida estudiar en España, y retransmitido en Facebook Live, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), el brasileño Paulo Speller, presentaron el concurso por el que en la web www.ponlenombreatufuturo.org cualquier universitario iberoamericano podrá hasta el próximo 10 de junio proponer un nombre para denominar este sistema de becas. Posteriormente, un jurado decidirá entre todas las sugerencias y el ganador recibirá como premio una de estas ayudas. “Hemos querido que lo hagan los jóvenes para que sean copropietarios y nos ayuden en la creación de este proceso, de este espacio de movilidad entre nuestros países”, dijo Grynspan, convencida de que, ante la diversidad del continente, “no será un nombre propio”. “Pero sí con connotaciones muy positivas”, aseguró Paulo Speller. 

Un continente joven

Grynspan destacó que un “intercambio de estudios es una oportunidad que tiene que vivir más gente”, al recordar que más de dos tercios de los universitarios iberoamericanos son los primeros en sus familias que acceden a la educación superior y que la mayoría no ha salido de su país en un continente en el que hay 108 millones de jóvenes entre 15 y 24 años. También subrayó el interés creciente de muchos españoles por estudiar al otro lado del Atlántico en una lengua que comparten con más de 400 millones de personas. “Esperamos que haya mucho intercambio en las dos direcciones en la relación más simétrica y más horizontal que hemos construido entre los países”, subrayó, o como bromeó Speller (“en portuñol, que nos entendemos todos”).

La iniciativa del programa, para el que se prevé un ambicioso objetivo de 200.000 becas para 2020, se lanzó en la Cumbre Iberoamericana de Veracruz de 2014, y ya se ha logrado la implicación de 500 universidades e instituciones de 22 países, además de financiación de empresas como Iberia, Mapfre, Indra o el Banco Santander y otras que cubrirán gastos como seguro médico, billetes de avión o estancia, excepto el pago de la matrícula, a cargo del beneficiario. Entre los requisitos para obtener una beca, Grynspan mencionó la necesidad de una “reciprocidad” entre los estudiantes, que se reconozcan los créditos entre centros y que la elección de los estudiantes sea transparente.

Con todo, y esperando el nombre, las palabras del futuro y el espíritu iberoamericano eran ayer de los jóvenes. “Hay que superar los prejuicios y cambiar los paradigmas”, aseguró Cipriano al final del acto. “Aplicar la creatividad, sacar nuestro lado guerrero, y buscar un nombre para unas becas que te cambian la vida”.