Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños en forma con la milla diaria

Centenares de colegios de varios países se suman a la iniciativa de una profesora escocesa para combatir la obesidad infantil

Niños de un colegio londinense corren la milla diaria.

Elaine Wyllie, profesora de primaria ya jubilada, pasó muchas horas mirando por las ventanas de su aula de un colegio de Stirling, en Escocia. Así, sin saberlo, fue dando forma a su idea. “Se veía un parque, y a mí me encantaba contemplarlo”, explica. “A veces miraba a los alumnos en clase y me preguntaba si no estarían mejor ahí fuera corriendo”.

Fue un voluntario que trabajaba en aquel colegio St Ninians, cuando Wyllie era ya directora, el que le abrió los ojos. “Estos niños están demasiado poco en forma”, le dijo. Nada raro. Casi el 40% de los niños británicos de entre 11 y 15 años padece sobrepeso, y uno de cada diez ya es obeso antes de empezar el colegio. Los niños ingleses en edad escolar, según un estudio reciente, están en peor forma que nunca. Algo que los expertos atribuyen, principalmente, a la vida sedentaria.

De repente, un día de febrero de 2012, Wyllie decidió pasar a la acción. “Vamos todos a la calle”, les dijo a sus alumnos. Les llevó al parque de al lado, el que llevaba años mirando por las ventanas de la clase, y les propuso que lo rodearan corriendo. “Una vuelta al parque era un cuarto de milla”, recuerda. “Tenían 10 años y no logró completarlo ninguno, acabaron todos exhaustos”.

Exhaustos, pero divertidos. Al día siguiente repitieron la prueba. Al otro también. “En un mes estaban transformados”, asegura Wyllie. “Todos podían correr una milla [1,6 kilómetros], que era dar cuatro vueltas al parque. Por eso lo llamamos la milla diaria”.

Para Semana Santa ya se habían apuntado cinco clases más. Y en verano todo el colegio hacía la milla diaria. “Se les anima a correr, pero pueden ir andando, saltando… como quieran”, explica. “La clave es que les encanta. Tiene que ver con todas las necesidades de los niños: el aire fresco, la libertad, la diversión… Funciona porque sucede donde los niños están cada día, en el colegio. No tienen que cambiarse de ropa, puede ser a cualquier hora. Todos participan y todos ganan. No es deporte, es salud”.

Hoy más de 600 colegios en Escocia y otros 200 más en Inglaterra y Gales practican la milla diaria. Los tres principales partidos escoceses recogían la propuesta en sus programas para las elecciones regionales del pasado 5 de mayo. “Nuestra ambición es que Escocia sea la primera nación de la milla diaria”, decía el programa con el que ganó las elecciones el nacionalista SNP.

Los índices de sobrepeso en el colegio son hoy casi la mitad de la media escocesa. La milla diaria ha mejorado la forma física de los niños, según los profesores, pero también su comportamiento, su concentración y su rendimiento académico. “Los niños satisfacen sus necesidades físicas, ejercen de niños, y luego se portan mejor y se concentran más”, explica. Y todo ello, sin coste alguno.

Esa información anecdótica va camino de convertirse en evidencia científica, gracias a un estudio comparativo que está realizando la universidad de Stirling, que medirá los beneficios “físicos, cognitivos y emocionales” de la milla diaria. “Ninguna otra iniciativa en el mundo occidental ha funcionado para reducir la obesidad infantil y esperamos que este estudio demuestre que la milla diaria sí funciona”, confía.

Hoy Elaine Wyllie está jubilada como profesora y se dedica a recorrer el mundo tratando de dar a conocer su proyecto, con la ayuda de una fundación que apadrinó su causa. La milla diaria se practica ya en colegios de Bélgica, Polonia, Italia y Holanda. Cada semana se suman nuevos centros.

Ella, por cierto, no es deportista. “¡En absoluto!”, asegura entre risas. Pero la milla diaria, aclara, no tiene que ver con el deporte sino más bien con la niñez. “En 15 segundos recuerde un momento de juego feliz durante su niñez”, propone. “¿Era en el exterior o en el interior? ¿Solo o con amigos? ¿Había adultos dirigiendo? ¿Había implicado un complejo juguete manufacturado? Si responde lo que creo que ha respondido, esa es para mí la definición de la niñez. Y todo eso es la milla diaria”.