Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri quita los retratos de Perón, el Che y Allende de la Casa Rosada

En febrero, el presidente argentino retiró las imágenes de Néstor Kirchner y Hugo Chávez

La Galería de los Patriotas Latinoamericanos en la Casa Rosada
La Galería de los Patriotas Latinoamericanos en la Casa Rosada

El proceso de deskirchnerización de la Casa Rosada no se detiene. En febrero, Macri ordenó retirar de la llamada “Galería de los patriotas latinoamericanos” los retratos al óleo del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y el venezolano Hugo Chávez (1999-2013), hitos simbólicos del gobierno que lo antecedió. Ahora dará un paso más y antes de fines de este mes sacará los del Che Guevara, Juan Domingo Perón y Salvador Allende, entre otros casi 40 cuadros de “próceres latinoamericanos” colocados por la expresidenta Cristina Fernández. El Gobierno ha confirmado que los cuadros formarán parte de una exposición permanente que se montará en la Escuela de Mecánica de la Armada (ex Esma), un centro de detención y torturas de la dictadura argentina (1976-1983) reconvertido durante el kirchnerismo en Espacio de la Memoria y los Derechos Humanos.

La decisión de Macri forma parte de su esfuerzo por terminar cuanto antes con los iconos heredados. Ya ordenó cambiar los billetes, de los que desaparecerá la imagen de Evita Perón para poner allí varios animales típicos de Argentina. También ha cambiado la decoración de su propio despacho, donde ha quitado los retratos históricos de los próceres argentinos y de sus antecesores en ese cargo -"esto no es un despacho, es un museo", señalaba el propio presidente a EL PAÍS en una entrevista- para poner cuadros modernos y fotografías de Buenos Aires. Otra víctima de la deskirchnerización ha sido la sala que en honor a Néstor había montado su esposa en el Centro Cultural Kirchner, una instalación que llamaba a recorrer el pasado del expresidente con fotos y testimonios. Tras desmontar la exposición, el macrismo puso en su lugar un homenaje al escritor Jorge Luis Borges.

Los retratos colgados en las paredes de la “Galería de los patriotas latinoamericanos” de la Casa Rosada, muchos de ellos donados por gobiernos afines al kirchnerismo como el de Venezuela, se irán ahora a la ex Esma. Y lo harán todos juntos, para evitar interpretaciones idelológicas que el macrismo prefiere evitar. Es probable que otros nombres se sumen a la nueva exposición, con próceres argentinos y de otros países más emparejados con el ideario liberal de Macri.

En su esfuerzo por tomar distancia de Kirchner, Macri ha llegado al extremo de dejar que Balcarce, el perro que vive en la sede de su partido, el PRO, se subiera al sillón presidencial y le hicieran una foto, todo con la intención de dar una imagen más relajada de su propio Gobierno y contrastar con Kirchner. Este asunto del perro ha indignado a muchos pero el principal asesor de Macri, Jaime Durán Barba, explicó que la imagen era cualquier cosa menos casual y estaba dentro de una estrategia: "Si ponemos a Balcarce cuando Mauricio es presidente, estamos diciendo "no nos la creemos, no somos dioses. Balcarce viene acá y está perfecto, somos seres humanos comunes". Es el mensaje más profundo de la campaña de Mauricio", aseguró semana atrás.

Aún quedan otros cambios posibles como la retirada de una imagen de Rodolfo Walsh, un periodista asesinado por la dictadura y militante de Montoneros, que aparece siempre en las conferencias de prensa de Macri y todos sus ministros.

Más información