Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo se sabe quién es la persona más vieja del mundo?

Una red internacional rastrea, país a país, para localizar a los que superan los 110 años

Un anciano pasea frente a la Plaza de España de San Fernando de Henares.

Jeanne Louise Calment vivió 122 años y 164 días. Fue la persona (que se sepa) que más tiempo pisó la faz de la Tierra. Esta mujer francesa figura también como la primera de la que se verificó su edad, año a año, tras cumplir los 116. Pero ¿quién expide el certificado de "persona más vieja del mundo"? No hay ninguna institución oficial que se dedique a rastrear, entre los más de 7.100 millones de mortales, a los más veteranos. Un grupo de 500 personas pretende suplirla. Son buscadores de supercentenarios y se reúnen en torno a una web de apariencia anticuada. Se hacen llamar Gerontology Research Group (Grupo de Investigación en Gerontología). 

Arrancaron en 1990, en el entorno de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). En el año 2000, lograron ser proveedores oficiales de los récords Guiness en materia de longevidad. Hoy, siguen buscando voluntarios que actúen como corresponsales de su red. Su perfil ideal es una persona con ciertas dotes detectivescas. "Las leyes y los idiomas varían tanto que pensamos que era mejor contar con personas familiarizadas con el sistema legal y cultural de cada país", comenta el director del grupo, Robert Young. 

Los corresponsales rastrean a diario las noticias de sus países. Una luz se les enciende cada vez que leen reportajes como los que narran el cumpleaños de una persona de más 110 años en una residencia. La labor del GRG, que se financia por donaciones, consiste en entrar en contacto con la persona supercentenaria o su familia, pedir permiso para la publicación de sus datos (si no lo desea, se inscribe el caso como "anónimo") y recoger la documentación precisa para demostrar su vejez. Los corresponsales deben ser mayores de 18 años y firmar un acuerdo de confidencialidad.

Estadísticas actualizadas

A esas edades avanzadas, es muy fácil que cada día sea el último. ¿Pueden presumir de estadísticas actualizadas? "Los casos de las personas que figuran en el listado se han verificado al menos una vez en el último año", presume Young. En el caso de los más ancianos, esa comprobación se realiza "cada pocos meses". 

El 98% de las personas que proclama tener 115 años o más miente o no puede demostrarlo

Es el trabajo que realiza Emilio Ibáñez, profesor de primaria en Barcelona, y corresponsal de GRG en España. Conoció la red en marzo de 2012. "Los abuelos de un compañeros cumplían 83 años de casados y llamamos al Guiness. Ellos nos redirigieron al GRG; yo no tenía ni idea de que existiera una página así". Su labor diaria consiste en seguir las esquelas y los cumpleaños. "Cuando vemos que no ha habido noticias publicadas del cumpleaños de uno de nuestros superancianos, sabemos que casi seguro ha fallecido", especifica. Según el grupo, por encima de los 110 años, el 70% de las personas no llega a cumplir un año más. Entre los supercentenarios, los varones también fallecen más que las mujeres. "Creemos que mayores de 105 años, solo hay 40 varones en toda España, frente a unas 400 mujeres, aunque muchos casos están aún por verificar", ilustra el corresponsal.

Para certificar que alguien es tan viejo como dice, las actas de nacimiento son la principal herramienta de los miembros del GRG, aunque no la única: "Hay personas que han utilizado las actas de nacimiento de sus padres o abuelos de mismo nombre para echarse años", asegura. Por eso se sirven también de las actas de matrimonio y de cualquier documento oficial en el que figure la edad. Ahora, está intentando validar el caso del llamado "abuelo de España", Francisco Núñez Olivera, nacido (probablemente) el 13 de diciembre de 1904 en Badajoz. "Con la quema de muchos registros en la Guerra Civil desaparecieron las partidas de nacimientos, pero sabemos que [Francisco] fue a la Guerra de Marruecos: si logramos encontrar su cartilla militar o algún dato en los archivos del Ejército, tendremos una prueba que lo valide", asegura Ibáñez. Otra española, Magdalena Oliver, supuestamente nacida en 1903, es otro de los perfiles que está verificando. 

A pesar del seguimiento, desde el GRG reconocen que se les escapan casos. Les ayuda, eso sí, el afán de notoriedad: muchos ancianos y sus familiares, aseguran, solicitan personalmente formar parte de los listados años antes de que otros más mayores les cedan el cetro de superviejos. Dicho de otro modo, el más viejo del mundo suele haber competido por el título desde años antes de alcanzarlo. 

También abundan las estafas y quienes, a diferencia de la mayoría de mortales, quieren ponerse años. Según los datos del GRG, el 98% de las personas que proclaman tener 115 años o más miente o no puede demostrarlo. "En el caso de España, hace unos años recibimos la petición de una mujer que aseguraba tener 117 años. No hubo manera de probarlo", afirma Young. Esos casos no aparecen en el listado actualizado. Lo preside Emma Morano, una italiana de 116 años. De cerca, Violet Brown, una jamaicana, ocupa el segundo lugar. Solo es 102 días más joven.

Robert Young ha conocido en persona a más de 50 personas con más de 110 años. En algunos casos, si la persona y su familia lo autorizan, se procede a una toma de muestras biológicas que ayuden a descubrir el secreto de la longevidad. Young ha creado un perfil del perfecto aspirante a supercentenario: "Las personas que superan los 110 años no son obesas, son mujeres en nueve de cada diez casos, podían caminar rápido hasta al menos los 105, son autónomos y emocionalmente estables. También duermen mucho y siguen, día a día, sus horarios".

Más información