Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una semana a bordo de un barco de rescate de migrantes en el Mediterráneo

Dos reporteros de EL PAÍS se embarcan en una misión de MSF entre las costas libias e italianas

Dos reporteros de EL PAÍS, Belén Domínguez y Claudio Álvarez, acompañan durante casi diez días a un equipo de Médicos Sin Fronteras a bordo del barco Dignity I en la misión de rescatar migrantes en la franja del Mediterráneo entre Libia e Italia. Un mar en el que 2.856 personas han muerto ahogadas en lo que va de año en su intento por alcanzar la soñada Europa.

Bitácora del rescate

Amanece y el Dignity I se dirige rumpo Porto Empedocle (Sicilia), donde las autoridades italianas aguardan el desembarco de 256 migrantes que fueron rescatados hace dos días frente a las costas libias

92 minutos entre la vida y la muerte

El buque enciende máquinas y navega a máxima velocidad hacia el oeste, a unas 30 millas paralelo a Sabratah, en la costa Libia, lugar elegido este año por las mafias para embarcar a los que ya no tienen casi nada. “Ojalá les pillemos”, suspira Alfredo, el primer oficial que no duda en hacer saltar la alarma del barco.

Salah, el refugiado sirio en primera línea de rescate

Salah Dasuki, de 31 años, tiene una misión especial: es el primero en aproximarse a las pateras para tranquilizar en inglés, francés o árabe —idiomas que maneja a la perfección— a los cientos de migrantes que se dirigen hacia una muerte casi segura en el Mediterráneo.

Desembarco en Sicilia, ¿ahora qué? “Alemania”

“Habéis sobrevivido a un viaje muy duro, pero esto no terminará aquí. Tendréis que ser fuertes y estar alerta. Ser inteligentes y pacientes”, alertan los miembros de Médicos Sin Fronteras a los migrantes rescatados antes de desembarcar en Italia.

FOTOGALERÍA: A bordo del ‘Dignity I’

Es el momento de la aproximación, cuando los migrantes se ponen nerviosos (son muchas horas o días en la patera) y pueden hacer volcar la barcaza y ahogarse. Claudio Álvarez retrata con su cámara el drama de los rescates.

Miembros de MSF envuelven el cadáver de uno de los migrantes que viajaba en la patera. EL PAÍS

La muerte a bordo

El calor es fortísimo y William (nombre ficticio), un hombre barbudo de mediana edad, muere rodeado de sus compañeros de viaje. Las causas se desconocen, pero debió perder toda fuerza y esperanza hace no mucho. Tenía ya el chaleco salvavidas puesto. “Yo se lo quité”, asegura un miembro de la tripulación.

Hayley, una de las coordinadoras del buque de MSF, rescata a un bebé subsahariano de tan solo cuatro meses. EL PAÍS

Un rescate de migrantes en alta mar, en viñetas

Recorrido en diez viñetas de cómic sobre uno de los rescates que el buque de Médicos Sin Fronteras España realizó en aguas internacionales del Mediterráneo hace dos semanas. En tan sólo una semana, los equipos de rescate de ONG y la Marina Italiana salvaron a más de 4.000 personas que intentaban alcanzar Europa.

Los (verdaderos) motores del buque

Francesc, Alfredo, David, Jean Philippe, Hayley, María José, Astrid, Elizabeth (Lizzi), Arturo, Alfonso, Dani, Gabi, Ángel, Salah, Luca y Carla son los expertos encargados de que el barco de rescate de MSF salve las vidas de miles de subsaharianos que huyen de la pobreza a través del Mediterráneo central.

El coordinador del barco de MSF, Jean Philippe. EL PAÍS

“Uma multidão de vida chega de uma vez no barco”

O coordenador do navio 'Dignity' de Médicos Sem Fronteiras fala sobre o resgate de refugiados na Europa

Más información