Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesinato de ecologistas bate récords

Al menos 185 activistas murieron en 2015, el 66% de las víctimas son latinoamericanas

Ampliar foto
Protestas por el asesinato de ecologistas, el pasado septiembre en Mindanao, Filipinas.

El activista ambiental colombiano Fabio Moreno, de 51 años, estuvo escondido 10 meses de los verdugos de uno de sus compañeros más cercanos. Ambos recibieron la misma amenaza una semana antes del asesinato, en abril de 2015: “Si saben lo que les conviene, váyanse”. Perpetrado el crimen, Moreno abandonó el resguardo indígena que defendía de la entrada de multinacionales mineras y grupos armados en busca de oro en la zona, a ocho horas de carretera de Bogotá. “La gran minería no respeta nuestros territorios sagrados y contamina las fuentes de agua”, se queja en una llamada telefónica. “Cuando volví para defender mi hogar, ellos también regresaron: Tenemos un buen dinero listo para terminar el trabajo”, cuenta que le advirtieron a su vuelta.

2015 ha sido el año con más ecologistas asesinados en lo que va de siglo, con 185 muertes, 69 más que en 2014, según un informe publicado este lunes por la ONG Global Witness. Latinoamérica ha vuelto a ser, como en los conteos inmediatamente anteriores, la región con más víctimas (66%) y Brasil, con 50 muertes, el país más peligroso para los activistas, con casi uno de cada tres asesinatos en el mundo (27%). Filipinas (33), Colombia (26), Perú (12) y Nicaragua (12) continúan en el listado del número de muertos, de un total de 16 países. Cerca del 40% de los asesinados son indígenas.

La brasileña Maria da Conceição Chaves Lima es una superviviente de este tipo de crímenes. El pasado agosto, ella y su esposo, Raimundo dos Santos Rodrigues, regresaban a su casa en la región del Nordeste cuando los emboscaron a tiros. Él murió tras recibir 12 disparos y ella todavía se recupera de las heridas de bala. La pareja se oponía a la tala en la selva del Amazonas y era asesora del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad, que recibe su nombre del célebre ambientalista asesinado a finales de los años ochenta. “Pocos días después de los hechos, incluyeron a Maria en el programa de protección de víctimas y testigos amenazados”, señala por correo Danilo Chammas, abogado de la familia. “Desde entonces, está lejos de su comunidad y sin poder contactar a amigos y familiares”.

Un estudio independiente de 2014 calculó que la madera ilegal de Brasil representa un 25% de los mercados mundiales. Los conflictos por la tala derivaron el año pasado en los asesinatos de 15 ecologistas en el mundo, según el informe de la ONG. La minería (42), la agroindustria (20), las hidroeléctricas (15) y la caza furtiva (13) fueron los otros sectores cuyas disputas ocasionaron más muertes.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, nombró a su llegada al Gobierno a Blairo Maggi como ministro de Agricultura. Maggi es uno de los mayores productores de soja del país, un cultivo que lleva aparejada la deforestación de grandes terrenos, y recibió en 2005 el premio Motosierra de Oro de Greenpeace por destruir el medioambiente. El abogado Chammas no se atreve a especular sobre los cambios en la situación de los activistas en este Gobierno, pero es pesimista en general: “Hay algunos indicios de que casos como el de Raimundo y su esposa tienden a repetirse con más frecuencia”.

Asesinatos por país 2010-2015.

Entre 2010 y 2015, Global Witness ha registrado 753 asesinatos. Tres de cada cuatro se perpetraron en América Latina (77%), con Brasil (207), Honduras (109) y Colombia (105) a la cabeza en el número de muertos. Solo estos tres países acaparan más de la mitad de los crímenes en ese periodo (56%). Honduras, con un poco más de seis millones de ciudadanos, ha vuelto a ser en 2015 —por sexta vez consecutiva— el lugar con más muertes de activistas por cada 100.000 habitantes.

Más información