Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kirchner dolariza sus ahorros y se defiende: "No sé qué hará esta gente con la economía”

De paso por los tribunales, la expresidenta manifiesta su desconfianza hacia la política macrista

La presidenta argentina, Cristina Fernández, a su salida de tribunales.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, a su salida de tribunales. EFE

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) bloqueó durante los últimos años de su mandato la compra de dólares (el llamado cepo cambiario) y pidió a todos sus ministros que pasaran sus ahorros a pesos siguiendo su ejemplo. Pero en cuanto perdió el poder y Mauricio Macri levantó esa restricción, la expresidenta aprovechó el cambio para apostar de nuevo al dólar como moneda de ahorro, una costumbre muy arraigada en Argentina ante la debilidad del peso. En mitad de un cruce de acusaciones con una diputada opositora, Fernández de Kirchner reveló que redolarizó los plazos fijos que había pesificado en 2012.

Ante las críticas por esa aparente incongruencia con su discurso a favor de los pesos, la expresidenta atribuyó el cambio a la desconfianza en la política económica de su sucesor, Mauricio Macri. "No sé qué va a hacer esta gente con la economía", dijo Fernández de Kirchner a los medios a su salida de los tribunales, donde había sido citada por un juez que la procesó por supuesto perjuicio al Estado. "Cuándo dejé de ser presidenta, saqué el dinero del Banco de la Nación Argentina y lo puse en un banco privado", detalló, tras explicar que el cambio de moneda de sus ahorros cumplió con la normativa vigente en el país.

Sus declaraciones se producen en medio de un nuevo enfrentamiento con la diputada Margarita Stolbizer, querellante en varias de las causas abiertas contra la expresidenta. La legisladora pide a la Justicia que investigue si la familia Kirchner realizó "movimientos sospechosos en las cuentas bancarias y en diferentes cajas de seguridad no declaradas". "Estamos hablando aproximadamente de 5 millones de dólares, los cuales nunca fueron declarados (ni los dólares ni las cajas de seguridad) ni por la ex presidenta en su última declaración jurada ni por su hijo Máximo Kirchner, al presentarse como candidato a diputado Nacional", señala la diputada en la presentación judicial. La exjefa de Estado negó la acusación y tildó de "burra" e "ignorante" a Stolbizer.

Curiosamente, los ministros de Macri y el propio presidente también alegan desconfianza en la gestión del Gobierno anterior para justificar que todos ellos tengan buena parte de su patrimonio en dólares y fuera del país. Macri tenía el equivalente a 18 millones de pesos (1,2 dólares) en una cuenta en Bahamas que repatrió, pero varios de sus ministros mantienen su dinero lejos del país. Alfonso Prat Gay, ministro de Economía, declara cinco cuentas e inversiones distintas en EEUU con 40 millones de pesos (2,6 millones de dólares). El ministro de Energía, Juan José Aranguren, tiene casi 50 millones de pesos en EEUU (3,2 millones de dólares), además de otra cuenta en euros en Holanda. Macri se ha negado públicamente a pedir a sus ministros que repatríen los fondos. "Cada uno tiene que hacer lo que le parezca que le conviene", respondió Macri tras anunciar que traería su dinero al país.

La desconfianza hacia el sistema financiero verbalizada por los políticos es aún mayor en las clases medias y populares, que tienen muy presente la crisis del corralito de 2001. Como ya hicieron los gobiernos precedentes, el actual Ejecutivo intenta convencer a los argentinos para que traigan los ahorros que tienen en el exterior o guardados en cajas de seguridad a través de una amnistía fiscal que lanzarán en las próximas semanas. "Estamos generando una confianza que antes no existía. Entonces es saludable que todos los argentinos decidan apostar sus ahorros en el país, empezando por los funcionarios", pidió el pasado mayo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Para ver si los argentinos les creen o no, será necesario esperar a los resultados del blanqueo.