Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las figuras clave del levantamiento

Destacados mandos del Ejército son detenidos como autores del golpe

Yazici (i) trató de derrocar a Erdogan (c)
Yazici (i) trató de derrocar a Erdogan (c) AFP

Más de 6.000 militares, policías, jueces y altos cargos de la Administración turca han sido detenidos en una redada sin precedentes contra los responsables de la intentona golpista para derribar al Gobierno de Ankara. Las investigaciones se han centrado hasta ahora en los mandos de las Fuerzas Armadas más destacados en el pronunciamiento.

Coronel Alí Yazici. Este ayudante de campo del presidente Recep Tayyip Erdogan fue arrestado ayer. Nombrado el 12 de agosto de 2015, se encontraba en Ankara en el momento del golpe, mientras el jefe del Estado disfrutaba de unos días de vacaciones en Marmaris, cerca de Bodrum, en la costa del Egeo.

General Akin Özturk. Antiguo jefe de la Fuerza Aérea, fue detenido el sábado como supuesto responsable de la trama. Durante los años noventa ejerció como agregado militar en la Embajada turca en Tel Aviv, en una época en la que las relaciones de cooperación entre ambos países eran muy estrechas. Otros ocho altos mandos de la Fuerza Aréa fueron también arrestados en relación con una operación para apoderarse del aeropuerto de Sabiha Gocen, el segundo aeródromo de Estambul.

General Adem Huduti. Es el jefe del Segundo Cuerpo del Ejército. Se trata del mando militar de más alta graduación detenido, ya que está al mando de la defensa de las fronteras con Irán, Irak y Siria.

General Erdal Özturk, jefe del Tercer Cuerpo del Ejército. Se le atribuye la condición de cerebro del pronunciamiento.

General Bekir Ercan, jefe de la décima unidad de carros de combate, con base en Adana e Incirlik, ciudad esta última donde se sitúa la base aérea desde la que EE UU y varios países de la coalición contra el Estado Islámico bombardean las posiciones del ISIS en Irak y Siria.

En el lado leal al Gobierno, el general Hulusi Akar, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas, permaneció en poder de los golpistas junto a cuatro altos mandos militares, hasta que fue liberado en una acción de fuerzas que no se habían rebelado contra una base aérea de la capital. Durante su secuestro, el Gobierno designo al jefe del Primer Cuerpo del Ejército, general Akin Dündar, como máximo responsable militar.

Los mandos centrales de la Fuerza Aérea y la Gendarmería tomaron parte en el fallido golpe, así como de varias unidades blindadas. El hotel en el que Erdogan se encontraba de vacaciones en Marmaris y el palacio presidencial de Ankara fueron atacados por los golpistas. Erdogan se dirigió al aeropuerto Atatürk de Estambul desde donde dirigió las operaciones para contrarrestar el golpe. La sede del Parlamento en la capital del país y varios edificios del Gobierno también fueron objetivo de los disparos desde los helicópteros de los insurrectos.