Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los republicanos abuchean a Ted Cruz y muestran la fractura del partido

El senador de Texas, derrotado por Trump, evita apoyar explícitamente al candidato

Dos personas se han llevado por el momento abucheos en la convención republicana de Cleveland: Hillary Clinton y Ted Cruz. Las heridas que las elecciones presidenciales han dejado en el Partido Republicano se han hecho palpables este miércoles por la noche en Cleveland. El senador de Texas, uno de los candidatos derrotados por Donald Trump en las primarias, ha salido fuertemente abroncado del escenario donde pronunciaba su discurso en el que evitó dar el apoyo al empresario neoyorquino.

Ted Cruz se dirige a los delegados republicanos en Cleveland. CHIP SOMODEVILLA / ATLAS

El parlamento de Cruz ignoró casi por completo a su exrival, con quien mantuvo un duro enfrentamiento durante la carrera por la candidatura. Solo le mencionó una vez para decir que le felicitaba por la nominación formalizada el día anterior, pero ni le apoyó ni pidió el voto para él. Acto seguido, inició toda una declaración de principios más en la línea de un discurso electoral para sí mismo.

Conforme avanzaba el discurso, el público se fue calentando e interrumpiendo las palabras del senador de Texas, perteneciente al ala más dura de la derecha republicana, con gritos de “Trump, Trump Trump…”. Ya hacia el final, mientras Cruz llamaba a los delegados a "votar según su conciencia" y mantenerse firmes en sus principios, empezaron a arreciar los abucheos y no cesaron hasta que abandonó el escenario. Algunos aplausos se intentaban hacer oír con poco éxito. La convención no ha servido para unir al partido.

Presenciando la escena, entre el público, estaba el propio Trump, quien, rompiendo la tradición de las convenciones, no se ha reservado para la última noche, sino que ha estado en Cleveland prácticamente cada día. Más tarde publicó en su cuenta de Twitter: "Guau... han abucheado a Ted Cruz, ¡no cumplió su compromiso! Vi su discurso dos horas antes pero le dejé hablar de todos modos. ¡No es para tanto!".

Había expectación por lo derroteros por los que irían los discursos de dos de los más duros rivales que tuvo el promotor y showman en las primarias republicanas, Cruz y Marco Rubio. Este último, senador por Florida, también un ofreció un frío apoyo al empresario, en un breve discurso por vídeo, aunque sí destacó que Trump, "a diferencia de Clinton u Obama", es el candidato que bajaría los impuestos y se tomaría “más en serio” la lucha contra el terrorismo yihadista, según dijo.

Es con Rubio y con Cruz con quien Trump tuvo los mayores rifirrafes durante la campaña de primarias. El elegido finalmente por los republicanos llegó a vincular al padre del senador de Texas con el asesinato de John F. Kennedy, repitiendo la información que una vez dio una diario estadounidense. "¿Qué estaba haciendo (Rafael Cruz) con Lee Harvey Oswald (el asesino de Kennedy) poco antes de su muerte? Es horrible", se despachó el empresario neoyorquino en la cadena Fox. En otra ocasión, Trump se burló de la esposa de Cruz al publicar una imagen en la que aparecía esta con el ceño fruncido junto a su mujer, Melania, la exmodelo 24 años más joven que él, y la acompañó de la frase: "Una imagen vale más que mil palabras"

A Rubio, el hoy candidato republicano también lo  trató de forma despectiva, al referirse a él con frecuencia como "pequeño Marco". Este, llegó a contraatacar de forma grosera al hacer algún chiste entre el tamaño de las manos de Trump y la relación que este podría tener con otras partes de su cuerpo.

También ha resultado distante el apoyo del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, hque se hizo el remolón antes de apoyar al empresario y su controvertida campaña, en la que ha agitado las tensiones raciales y contra la inmigración.  Finalmente hizo de tripas corazón y pidió el voto para evitar "a otro Clinton" en la Casa Blanca, aunque su discurso no tiene nada que ver con el rosario de alabanzas que vertió este miércoles sobre el candidato a vicepresidente, el religioso y conservador Mike Pence.

Más información