Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump se rodea de millonarios de Wall Street en su gabinete económico

La composición de su grupo de asesores contradice su mensaje populista hacia la clase media

Donald Trump, en un acto de campaña en Denver AP

La modestia es un término que no entra en el diccionario de Donald Trump. “Voy a ser el mejor presidente para el empleo que ha tenido nunca nuestro país”, dijo el viernes el candidato republicano al presentar los 13 integrantes de su equipo de asesores económicos. El perfil de los asesores, sin embargo, choca con el mensaje populista que dirige a la clase media y contra los excesos de Wall Street. Este lunes expondrá las líneas maestras de su plan.

El equipo está integrado esencialmente por multimillonarios de la industria de las finanzas y del sector inmobiliario. Entre los nombres más destacados del candidato republicano se encuentra Steven Feinberg, del fondo de inversión Cerberus, y John Paulson, el tiburón de Wall Street que se enriqueció apostando por el derrumbe del mercado hipotecario. También aparece el petrolero Harold Hamm, más conocido como el rey del fracking.

“Es un grupo formidable de expertos”, asegura Donald Trump. El gabinete estará dirigido por Stephen Miller, uno de los primeros que le apoyó públicamente, junto a Dan Kowolski, que, en calidad de consejero del comité presupuestario de Senado, es una las figuras más influyentes en la elaboración del presupuesto federal. No hay una sola mujer ni representantes del sector tecnológico. Tampoco aparece el inversor Carl Icahn, a quien Trump cita con frecuencia en sus mítines.

Los elegidos guardan algún tipo de relación personal o profesional con Donald Trump, y le sirven para vender la imagen de éxito que atrae a su electorado. Steven Feinberg y Harold Hamm respaldan además con sus fortunas la campaña. También se encuentra entre sus principales donantes el banquero Andy Beal y el financiero Steven Mnuchin. Este último, que fue ejecutivo de Goldman Sachs, preside del comité que financia la campaña presidencial de Donald Trump.

El gabinete incluye a Tom Barrack, de la firma de private equity Colony Capital. El inversor tuvo un papel protagonista en la pasada Convención Republicana junto a Harold Hamm. El gestor de fondos Barrack, que mueve activos por decenas de miles de millones de dólares, sirvió ya en la Administración de Ronald Reagan como subsecretario del Departamento de Interior.

La lista la completan el banquero Stephen Calk; el industrial Dan Dimicco, que dirigió la siderúrgica Nucor; Howrad Lorber, presidente de la agencia inmobiliaria Douglas Elliman y del fondo Vector Capital; David Malpass, que trabajó para los presidentes Ronald Reagan y George W. Bush; Peter Navarro profesor de economía en la Universidad de California; Steven Roth, de la promotora inmobiliaria Vornado Realty; y Stephen Moore, economista jefe del think tank conservador Heritage Foundation.

Plan económico

Trump presentará este lunes su agenda económica en Detroit, la ciudad que más sufrió el golpe de la última recesión. Sus iniciativas, explican desde la campaña, buscan “empoderar a los estadounidenses liberando las herramientas necesarias para que todos ganen económicamente”. “Durante demasiado tiempo hemos visto como el presidente Obama y Hillary Clinton arruinaron la economía y diezmado la clase media”, lamenta el candidato republicano.

Es conocido que Donald Trump promete renegociar los acuerdos comerciales, importar los empleos que se fueron hacia países como México o China y limitar la inmigración. También plantea recortar los impuestos a las empresas y a los individuos. “Estos individuos trabajaran conmigo para aplicar soluciones reales para afrontar los retos económicos del país”, asegura Trump.

Moody´s calcula que las iniciativas planteadas hasta ahora pueden llevar a la destrucción de hasta 3,5 millones de empleos. El paro, proyecta la agencia, repuntará al 7%. Los superricos, según su economista jefe Mark Zandi, verán crecer aún más sus fortunas mientras que “para una familia típica estadounidense serán cuatro años difíciles”. Zandi fue asesor de John McCain cuando se presentó a las presidenciales de 2008 frente a Barack Obama.