Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas falsas cartillas sobre educación sexual culminan en marchas en defensa de la familia en Colombia

Sectores conservadores y la Iglesia Católica aseguran que el Ministerio de Educación "adoctrina en identidad de género"

El cartel que convoca a los colombianos a marchar en contra del Ministerio de Educación.
El cartel que convoca a los colombianos a marchar en contra del Ministerio de Educación.

Colombia se prepara para una jornada de manifestaciones en defensa de la familia. Colectivos conservadores y la Iglesia Católica con apoyo del Centro Democrático, partido del expresidente Álvaro Uribe, convocan a los ciudadanos a marchar en distintas ciudades contra lo que consideran "el adoctrinamiento hegemónico en identidad de género". La razón de su enfado con el Ministerio de Educación, que lidera Gina Parody, son unas cartillas escolares, en formato cómic, en las que aparecen dos hombres desnudos en la cama y que, supuestamente, se repartieron en colegios de la costa Caribe. La titular de la cartera y su equipo han desmentido que se trate de material escolar oficial y han explicado que es un bulo más de los que circulan en redes sociales para "generar confusión y miedo entre los padres de familia", en palabras de Parody. Pese a la aclaración, los panfletos se han convertido en la mejor excusa para iniciar un debate encarnizado sobre la educación sexual y de género en Colombia.

La viñeta de la discordia apareció hace una semana en Internet y comenzó a viralizarse entre aquellos que que quieren creer que ya forma parte del currículo escolar de sus hijos. Se trata de una página sacada del cómic In bed with David&Jonathan, del ilustrador belga Tom Bouden, publicado en 2006. Cuando la imagen se convirtió en bulo, los sectores más conservadores de la sociedad colombiana viraron la estrategia y le recordaron a la ministra un manual elaborado en colaboración con la ONG Colombia Diversa (defensora de los derechos de la comunidad LGTB) en el que se responden 34 preguntas sobre diversidad sexual y enfoque de género, entre otras cuestiones, para uso exclusivo de directivos y docentes. Este documento se planteó después de que la madre de Sergio Urrea, un joven que se suicidió a los 16 años harto de la discriminación que sufría por su orientación sexual, consiguiera que la Corte Constitucional fallara a favor de revisar los manuales de convivencia que se imparten en las aulas para "determinar si de algún modo podrían estar incurriendo o promoviendo la discriminación, por raza, género y orientación o identidad sexual".

El texto elaborado por Colombia Diversa dice que “no se nace siendo hombre o mujer pues la identidad de género es una construcción de la sociedad". Después de leer esta frase, Uribe decidió meterse en la campaña y ampliar su alcance: "Decir que no se nace mujer u hombre sino que eso lo define la sociedad es un abuso a los menores, un irrespeto a la naturaleza y a la familia". Ángela Hernández, diputada del departamento de Santander y una de las principales promotoras de las marchas, ha ido un paso más allá al asegurar que "esto es una colonización homosexual en los colegios". Ante la polémica, la directora de la ONG, Marcela Sánchez, se defiende diciendo que “las críticas se basan en comentarios aislados y parciales de la cartilla, para mentir y desinformar”. Además, ha recordado que "no recibió un peso" por este trabajo, aunque el uribismo haya denunciado en el Congreso que el Ministerio sí lo financió.

La ONU, a través del Fondo de Población (UNFPA), también se ha visto involucrada en la polémica. Este organismo trabaja en una nueva cartilla -"de carácter técnico"- para prevenir la discriminación en colaboración con la cartera de Parody. El documento consta de 97 páginas y apareció en la web de UNFPA "en aras de la transparencia", según ha declarado Jorge Parra, responsable de esta institución en Colombia. Aunque Ambientes escolares libres de discriminación está en fase de borrador también ha servido para cargar la artillería de los críticos. "No ha sido avalado ni publicado por el Ministerio", han asegurado fuentes oficiales.

La educación sexual en Colombia, solo en la secundaria

La Corte Constitucional de Colombia decidió el pasado febrero que la educación sexual solo debe impartirse durante la secundaria (a partir de los 11 años) y en las universidades. Con ese fallo se rechazó la petición del colectivo Sin Embarazos en Adolescentes para cambiar el artículo 14 de la Ley 1146 de 2007 y el procurador Alejandro Ordóñez, funcionario de corte conservador, consiguió su objetivo. "Podría tener consecuencias indeseables, como el incentivo de la curiosidad hacia las conductas sexuales y aceleraría de manera inconveniente el inicio de la vida sexual de niños y adolescentes”, llegó a decir.

Mónica Roa, vicepresidenta de estrategia de Women's Link Worldwide, cree que este tipo de pedagogía es "fundamental" en el momento que vive Colombia. "Al problema de los embarazos adolescentes se une el de la violencia machista", explica, "y la apuesta por la paz y la equidad hace necesario que desde este tipo de educación se promuevan valores de respeto a las diferencias y se valore la diversidad".

Más información