Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra del agua estalla en la capital tecnológica de India

Dos muertos y 350 detenidos en Bangalore por las protestas por el reparto del agua de un río entre dos estados del país

Ampliar foto
Activistas de Karnataka queman una efigie del líder del estado vecino, Tamil Nadu, este martes en Bangalore (India). AFP

La disputa entre dos Estados del sur de India por el agua de un río ha desatado una serie de protestas que ha causado dos muertos y que ha afectado a las operaciones de empresas transnacionales basadas en Bangalore, el Silicon Valley indio, como Accenture, Amazon, Samsung y Oracle; y gigantes indios como Infosys y Wipro. El portavoz de Accenture confirmó que la empresa cerró el martes y que los disturbios callejeros afectan a muchas compañías de todos los sectores en la ciudad. “La entrega de nuestros productos se ha visto afectada temporalmente. Vamos a retomarlas cuanto antes”, aseguró un portavoz de Amazon al canal NDTV. La mayor asociación de comerciantes de India, Assocham, ha cifrado en 2.900 millones de euros las pérdidas de los últimos cuatro días en el Estado de Karnataka por las protestas, que coincidieron con una huelga de trabajadores.

La disputa entre los Estados de Karnataka, cuya capital es Bangalore, y Tamil Nadu por el agua del río Cauvery se remonta atrás varias décadas, sin embargo el episodio actual surgió el lunes, cuando el Tribunal Supremo falló que Karnataka descargara más agua para el vecino Tamil Nadu. Los dos Estados aseguran que necesitan el agua para beber y para sus cosechas. El jefe de gobierno de Karnataka dijo que cumplirían la orden y darían más agua a pesar de la dificultad que supone y pidió a los ciudadanos que no se tomaran la justicia por su mano. También el primer ministro, Narendra Modi, llamó a la calma diciendo que “violar la ley no es una alternativa. La violencia e incendios de los últimos días solo causan pérdidas a los pobres y a la propiedad de la nación”.

Debido a su situación geográfica, en Tamil Nadu no llueve mucho y depende para su irrigación de sus vecinos Karnataka y Kerala. Con Kerala tiene otra disputa por el agua del río Periyar. Históricamente los Estados del sur de la India son pacíficos, pero la escasez de agua está afectando a la región en los últimos años. Las últimas lluvias del monzón no fueron muy buenas. Y además la región ha sido afectada por la explotación ambiental y deforestación de los Ghats Occidentales, una cadena montañosa de gran importancia para la zona, considerados uno de los ocho lugares más biodiversos en el mundo.

Pese a los llamamientos a la calma, ha habido enfrentamientos a ambos lados de la frontera interestatal. “La gente de Karnataka siente que los tamiles están robándoles agua, y viceversa. Así que los de un lugar atacan los negocios y golpean a la gente del otro”, explica Vivek Chinnaswamy, que dirige una compañía de software, Homer Technologies Pvt. Chinnaswamy, que es de Tamil Nadu y vive en Bangalore, epicentro de los disturbios. Dice que ha quitado la matrícula de su coche para evitar problemas y que esta noche tiene previsto regresar con su familia a Coimbatore, su ciudad natal. “En mi casa falta el agua de beber, leche y medicinas desde ayer (el lunes) y no sabemos hasta cuándo durará el problema, así que preferimos salir de aquí por ahora”, explica por teléfono. En Bangalore decenas de autobuses y negocios han sido quemados. La policía ha desplegado 15.000 agentes solo en la ciudad, asegura que ha arrestado a 350 personas por vandalismo y que el toque de queda seguirá hasta el miércoles. Aunque por medio de un tuit la policía aseguró: “La situación es de calma total, se tomarán acciones contundentes contra los vándalos”. Uno de los dos muertos falleció en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

Más información