Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparece un sacerdote en México tras el asesinato de otros dos

Dos curas fueron secuestrados y ejecutados el lunes en el Estado de Veracruz. El mismo día, otro clérigo desapareció en Michoacán

El 19 de septiembre, los sacerdotes Alejo Jiménez y Alfredo Juárez bebían y conversaban con otros hombres en el municipio veracruzano de Poza Rica, México. En algún momento incierto, el tono de la reunión cambió y los religiosos fueron asesinados por sus acompañantes, según el diario Reforma. Los clérigos fueron reportados como desaparecidos y pocas horas después se supo del crimen. En ese lapso pero en el central Estado de Michoacán, otro sacerdote desapareció y hasta el momento no se sabe nada más de él.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, informó este jueves de la desaparición del párroco José Alfredo López Guillén, cuyo paradero es desconocido desde el lunes, pero fue hasta el miércoles que la denuncia fue presentada ante la autoridad ministerial. La denuncia tardía, dijo el mandatario local, complica la investigación "porque sin ella no se sabe qué pasó", pero subrayó que la prioridad en este momento es encontrar a las dos personas vivas.

Aureoles dijo al periodista Joaquín López-Dóriga que el lunes, el párroco se encontraba con un joven de 16 años en el municipio michoacano de Puruándiro. Pidieron alimentos a domicilio, "tortas y refrescos" y después de eso ya no se supo más de ellos. Los responsables de la desaparición se llevaron un vehículo y un teléfono móvil, que el gobernador confía los acerque al sacerdote y el joven. El funcionario no ofreció más detalles de la investigación dado que aún está en curso, y por la tarde, la fiscalía de ese Estado informó de que ya inició una investigación por estos hechos.

Michoacán es una entidad central del país estratégica para el trasiego de drogas, por lo que tiene fuerte presencia de cárteles del narcotráfico. Para hacer frente a este flagelo, en 2013 la población michoacana se organizó para crear los grupos de autodefensa, iniciando una lucha armada contra la delincuencia y la margen de las autoridades. Es uno de los focos rojos de violencia en el país.

Aún más peligroso es el Estado de Veracruz, en el Golfo de México, donde fueron asesinados los otros dos clérigos. Ambos, más el chofer de los religiosos, fueron secuestrados dentro de su iglesia y pocas horas después aparecieron sin vida en una cuneta. El conductor logró escapar y está con vida protegido por las autoridades. En cambio, los sacerdotes aparecieron con las manos atadas a la espalda y habían recibido impactos de bala de grueso calibre.

La Conferencia del Episcopado Mexicano confirmó la desaparición del cura michoacano y expresó que la iglesia vive un momento de mucha tensión tras los ataques recientes. El vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, criticó que la fiscalía de Veracruz haya difundido información sobre los sacerdotes de manera apresurada, en lo que a su parecer es un intento del Gobierno por deslindarse del crimen lo antes posible. La preocupación ha llegado hasta el Vaticano, pues el papa Francisco ya se pronunció sobre el crimen de los veracruzanos y dijo que la violencia es "injustificable".

Hasta el momento, ninguna autoridad ha reportado algún vínculo entre los dos hechos, ocurridos el mismo día. México es el país más peligroso para ser sacerdote en América Latina, según un informe del Episcopado. En la última década 40 religiosos han sido asesinados en el país, y las entidades que lideran las agresiones son, precisamente, Guerrero, Veracruz, Michoacán, la Ciudad de México y Chihuahua. 

Más información