Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El referéndum sobre refugiados de Hungría: las claves

Los húngaros votan este domingo si apoyan el sistema de reparto europeo de solicitantes de asilo

Budapest (Enviada especial)

El domingo 2 de octubre, los húngaros están convocados a participar en un referéndum para mostrar su opinión sobre el sistema de cuotas de reubicación obligatoria de refugiados decidido por la UE. Con la consulta, el Ejecutivo de Víktor Orbán, férreo opositor al mecanismo –que, junto a Eslovaquia, ha recurrido al Tribunal de Justicia Europeo--, busca lanzar un mensaje claro contra la inmigración y la política europea de acogida de refugiados. Estas son las claves de la consulta que preocupa a la UE.

Una niña junto a las tiendas que migrantes y refugiados han levantado en la frontera serbo-húngara, el 2 de septiembre.
Una niña junto a las tiendas que migrantes y refugiados han levantado en la frontera serbo-húngara, el 2 de septiembre. REUTERS

¿Cuál es la pregunta del referéndum?

La cuestión que los electores húngaros tendrán que responder el domingo 2 de octubre es: “¿Quiere que la Unión Europea pueda imponer reubicaciones obligatorias de ciudadanos no húngaros en Hungría, incluso sin la aprobación de la Asamblea Nacional [Parlamento]”.

¿Cómo funciona el sistema de reubicaciones?

Hace un año, los 28 países de la UE acordaron por mayoría un mecanismo de reparto de refugiados con el fin de aliviar la presión los territorios con más llegadas (en principio Grecia e Italia). Hungría y otros tres países –República Checa, Eslovaquia y Rumania— votaron en contra del sistema que establece la acogida de 160.000 solicitantes de asilo en un plazo de dos años. De hecho, el Ejecutivo del nacionalista Orbán (Fidesz) ha rechazado la posibilidad de repartir refugiados desde su territorio –hace poco, junto a Grecia e Italia, era una de las principales vías de entrada a la UE--, ya que reniega por completo del sistema de cuotas. Los países deben cumplir el mecanismo o se arriesgan a ser sancionados económicamente.

¿Qué se requiere para que sea válida la consulta?

Los expertos y las instituciones comunitarias han puesto en duda la legalidad del referéndum ya que, aunque la respuesta sea negativa (es decir que los ciudadanos decidan que no quieren que la UE determine esas cuotas), Hungría no puede negarse a cumplir la decisión comunitaria. El Ejecutivo húngaro argumenta ahora, no obstante, que la cuestión se refiere a políticas futuras. Pero al margen del encaje legal de la consulta, la ley húngara marca que para ser válido, un referéndum debe registrar una participación de más del 50% del electorado.

Interactivo sobre los muros levantados en Europa desde los 90 hasta la actualidad.

¿Quién puede votar?

Unos ocho millones de húngaros están convocados a las urnas este domingo para manifestar su opinión sobre el esquema europeo de acogida de refugiados. Además de los húngaros residentes en Hungría, están autorizados a participar los ciudadanos de etnia magiar que viven en otros países y que, gracias a una ley de 2010, pueden reclamar la ciudadanía húngara. Según los últimos datos oficiales, unas 280.000 personas se han registrado para votar fuera de Hungría. Alrededor de 300 personas votarán en España: en la embajada, en Madrid, o el consultado, en Barcelona.

¿En Hungría, qué partidos están en contra del sistema de reubicación?¿Y a favor?

Por el no: El Gobierno húngaro del conservador Fidesz-KDNP ha lanzado el referéndum y encabeza una agresiva campaña por el no. Además, la oposición del ultraderechista Jobbik –que ocupa 24 de los 199 escaños parlamentarios— también se ha manifestado radicalmente contrario a las cuotas de reubicación.

Por el sí: El minoritario Partido Liberal Húngaro, que tiene un único diputado, ha hecho campaña por el sí. Su mensaje es que decir sí a las cuotas de reubicación es decir sí a la UE.

Carteles del Gobierno contra las cuotas (izquierda) y de la Coalición Demócrata, que pide la abstención.
Carteles del Gobierno contra las cuotas (izquierda) y de la Coalición Demócrata, que pide la abstención.

Abstención: El debilitado Partidos Socialista húngaro y la coalición formada por los partidos de izquierdas han lanzado mensajes en favor de la abstención, para tratar así de que el referéndum sea declarado no válido.

Voto nulo: El poco representativo pero muy visible partido Perro de las dos colas, formado básicamente para hacer una oposición ‘satírica’ al Fidesz del primer ministro Viktor Orbán ha pedido que los electores depositen votos nulos. El mismo mensaje que un grupo de 22 ONG húngaras, que critican al Ejecutivo y su política de derechos humanos.

¿Qué dicen las encuestas?

Los últimos sondeos apuntan a que el Ejecutivo de Orbán logrará movilizar a más del 50% del electorado, aunque no por mucho. También revelan que el no tendrá un apoyo absolutamente mayoritario: una encuesta de Republikon de la semana pasada indica que el 73% de los votantes respaldarán el no a las cuotas de refugiados.

Más información