Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump podría haber evitado pagar impuestos durante 18 años

'The New York Times' obtiene su declaración de 1995, que revela importantes exenciones fiscales

Las sospechas de que Donald Trump se niega a publicar su declaración de la renta porque tiene algo que ocultar han recibido un espaldarazo. El diario The New York Times aseguró la noche del sábado haber tenido acceso a parte de una declaración de impuestos del magnate de 1995 que indica que el magnate inmobiliario pudo haberse beneficiado de enormes exenciones fiscales durante los siguientes 18 años. Trump ha respondido acusando al diario de intentar beneficiar a su rival demócrata, Hillary Clinton. Pero no ha negado la información.

El candidato republicano, Donald Trump, en un acto de campaña Reuters-Quality

Según el diario neoyorquino, los documentos que obtuvo de forma anónima pero cuya autenticidad dice haber podido certificar, en 1995 Trump declaró pérdidas por 916 millones de dólares por sus fracasados casinos en Atlantic City y otros negocios fallidos. Ello le habría permitido una deducción impositiva tan sustancial, de hasta 50 millones de dólares de ingresos al año, señala el Times, “que le podría haber permitido evitar legalmente pagar cualquier impuesto sobre la renta federal durante los siguientes 18 años”.

La negativa a declarar sus impuestos -bajo el argumento de que está siendo auditado y por eso no puede- es uno de los mayores puntos débiles del candidato republicano. Ha dado alas a las especulaciones de que tiene algo que ocultar, no ya solo que no pague los suficientes impuestos, como apunta la nueva información, sino que quizás ni siquiera es tan rico como le gusta proclamar. Su riqueza y sagacidad en los negocios es algo que Trump esgrime como una de las principales garantías de que será un presidente exitoso si llega a la Casa Blanca.

Todos los candidatos de los dos partidos desde hace cuatro décadas han enseñado su declaración de impuestos. Trump ha tenido que ver cómo hasta dentro de las filas de su formación hay voces que claman que siga el ejemplo de todos los candidatos presidenciales desde la década de los 70. Su rival demócrata, Hillary Clinton, ha esgrimido este argumento en su contra en repetidas ocasiones, una de las últimas durante el primer debate presidencial, el pasado lunes. “Quizás no quiere que los estadounidenses, todos los que nos están viendo esta noche, sepan que no ha pagado ningún impuesto federal”, aventuró Clinton. Trump replicó ante las cámaras: "Eso me convierte en listo". Después aclaró que no estaba admitiendo que fuera verdad lo que había dicho Clinton.

El candidato republicano se negó a hacer una declaración al New York Times antes de que este publicara los documentos fiscales. Pero en la mañana del domingo, recurrió a su habitual herramienta, Twitter, para responder al diario.

"Conozco nuestro complejo código de impuestos mejor que cualquiera que jamás haya sido candidato a la presidencia y soy el único que sabe cómo solucionarlo", dijo utilizando una de las respuestas que previamente había dado su campaña a los medios.

"He creado miles de empleos y traeré de nuevo una gran prosperidad americana. Hillary solo ha creado puestos de trabajo en el Departamento de Seguridad y el FBI", agregó en otro tuit.

Con todo, en ningún momento niega Trump la veracidad de la información, aunque uno de sus abogados ha amenazado con demandar al periódico por publicar la información, según el Times.

Algunos de sus aliados más estrechos, como el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, asumieron la misma estrategia de no negar la información pero usarla como un ejemplo de la sagacidad del hombre de negocios al que quieren aupar a la Casa Blanca.

“No hay nadie que haya sido más brillante a la hora de maniobrar alrededor del código de impuestos”, dijo Christie el domingo en la cadena Fox. “Se trata de una aplicación perfectamente legal del código de impuestos y (Trump) habría sido tonto de no aprovecharlo”, coincidió Giuliani en ABC.

La estrategia coincide con la primera reacción del equipo de campaña de Trump, que ni confirmó ni desmintió las afirmaciones del diario pero aseguró la legalidad de sus acciones.

“Trump es un hombre de negocios altamente cualificado cuya responsabilidad fiduciaria con sus negocios, su familia y sus empleados requiere de él que no pague más impuestos que los legalmente requeridos”, señaló la campaña en un comunicado.

“Dicho lo cual, Trump ha pagado cientos de millones de dólares en impuestos sobre la propiedad, sobre ventas e indirectos, así como impuestos sobre bienes raíces, urbanos, estatales, de empleados y federales”, agregó, a la par que acusó al diario neoyorquino, "como los medios tradicionales en general", de ser "una extensión de la campaña de Clinton".

Esta retuiteó desde la cuenta de la candidata rápidamente el artículo del Times y emitió un comunicado sobre la "gigantesca naturaleza de los pasados fracasos empresariales de Donald Trump", al que desafió de nuevo a hacer pública su declaración de impuestos.

"En un año, Donald Trump perdió casi mil millones de dólares. Mil millones. Trump estafó a pequeños negocios, despidió a empleados y abandonó a esas comunidades trabajadoras. ¿Y cómo le funcionó? Aparentemente, él pudo evadir el pagar impuestos por casi dos décadas, mientras decenas de millones de familias trabajadoras si pagaron los suyos", dijo el director de campaña de Clinton, Robby Mook. "A eso él le llamó 'ser inteligente'", ironizó en referencia a la respuesta de Trump durante el debate.

"Ahora que a él se le acabaron los juegos, ¿por qué no publica su declaración de impuestos y nos muestra a todos cuán 'inteligente' realmente es?”, le retó.

El diario subraya que los expertos en impuestos consultados señalaron que nada indica que Trump hiciera algo ilegal. Lo que no significa que fuera absolutamente ético, sobre todo en un hombre que ahora aspira a presidir Estados Unidos presentándose como el defensor de las clases trabajadoras ante el establishment y un Wall Street que se ve reflejado, afirma, en su rival Clinton.

Los documentos son, concretamente, tres páginas de lo que el Times dice que ha podido constatar son parte de la declaración de impuestos de Trump en 1995. Los recibió una reportera del diario que ha estado escribiendo sobre los impuestos del candidato republicano. El matasellos del sobre en el que llegaron de forma anónima indica, destaca el diario, que fueron enviados desde la ciudad de Nueva York. El remite es la Torre Trump del magnate devenido en político.