Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El huracán Matthew causa al menos 10 muertos en Estados Unidos

A pesar de que llega debilitada, es la tormenta más poderosa que toca tierra en el país en una década

Inundaciones por el huracán Matthew, este sábado en Carolina del Sur (EE UU).
Inundaciones por el huracán Matthew, este sábado en Carolina del Sur (EE UU). REUTERS

El huracán Matthew, aunque debilitado, continúa este sábado su devastador paso por la costa sureste de Estados Unidos tras haber tocado tierra en Carolina del Sur, en un recorrido que ha generado inundaciones, cortes de luz y, hasta el momento, diez muertos. Según informaciones de autoridades locales, cuatro en Florida, tres en Georgia y otras tres en Carolina del Norte, a cuyas costas se espera que arribe el ciclón a partir de esta noche. La tormenta llega a EE UU después de haber dejado casi 900 muertos en Haití.

En una rueda de prensa, el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, ha informado de la muerte de tres personas, las cuales se suman a otras tres reportadas por las autoridades de Georgia y a cuatro en Florida, anunciadas ayer viernes.

A pesar de que, tras su paso por Haití, llega debilitada, Matthew es la tormenta más poderosa que toca tierra en Estados Unidos en más de una década. Miles de personas han sido evacuadas de sus casas y, a medida que avanza hacia el norte, la cifra de hogares y negocios que se han quedado sin electricidad aumenta. De momento, cerca de dos millones de inmuebles se encuentran a oscuras. 

La noche del viernes, después de abandonar la costas noreste de Florida —donde 700.000 personas se han quedado sin electricidad—, Matthew prosiguió su ruta frente a las costas de Georgia, cuyas secuelas se notan en árboles y postes de tendido eléctrico caídos entre Brunswick y Savannah.

El huracán, que ha sido rebajado a la categoría 1 y que, según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes de EE UU, presenta vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, ha dejado a oscuras a 370.000 residentes de Georgia, sumando a los clientes de las compañías Georgia Power y Georgia EMC. 

En una rueda de prensa, el gobernador de Georgia, Nathan Deal, ha señalado que unas 500.000 personas han sido evacuadas de las zonas costeras ante la amenaza que suponía Matthew. Les ha pedido que no se apresuren a regresar a sus casas.

El ojo del huracán tocó tierra esta mañana en el sureste de la pequeña localidad de McClellanville, en Carolina del Sur, que a estas horas es azotada con fuertes lluvias y vientos, además de registrar poderosas inundaciones por la marejada ciclónica.

En Charleston, la principal ciudad de este estado, más de 80 calles se hallan cerradas por efecto de las inundaciones y de los árboles o postes de luz caídos, según declaró su alcalde, John Tecklenburg en una entrevista en televisión, en la que advirtió de un incremento de las inundaciones a lo largo del día.

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, informó de que más de 437.000 hogares y comercios se encuentran sin electricidad debido al huracán, que llegó al estado con categoría dos y ha obligado a la evacuación de más de 355.000 personas.

Matthew está ocasionando fuertes lluvias en Carolina del Norte. Allí, el gobernador ha informado de la muerte de una persona en el condado de Sampson y de otras dos en el condado de Bladen a consecuencia de las inundaciones. 

En Georgia, se han registrado tres decesos, dos de ellos ocurridos en el condado de Bulloch, y otro debido a la caída de un árbol sobre la vivienda de la víctima, según informó en un comunicado la Policía Metropolitana de Savannah-Chatham. El condado de Chatham ha sido uno de los más castigados en Georgia por el paso de Matthew. En la isla Tybee ha causado inundaciones por la fuerte marejada.

En Florida, las autoridades del condado Volusia informaron de que una mujer de unos 60 años murió tras caerle encima un árbol. La Oficina del Alguacil del Condado Putnam anunció el viernes que otra mujer falleció cuando un árbol cayó sobre su autocaravana. Medios locales señalan, además, que una pareja de ancianos murió en el condado Saint Lucie, a unas 125 millas al sur de Orlando.

El Centro Nacional de Huracanes de EE UU prevé un debilitamiento del ciclón en las próximas 48 horas, aunque permanecerá con "fuerza de huracán mientras su centro pasa cerca de las costas de Carolina del Sur y Carolina del Norte".

Más información