Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una trama corrupta implica a la petrolera ecuatoriana

Uno de los hombres de máxima confianza del Gobierno ecuatoriano tenía una empresa 'offshore' en Panamá

Carlos Pareja Yanuzzelli, exministro de Hidrocarburos.

La petrolera estatal ecuatoriana,Petroecuador, también se ve salpicada por un caso de corrupción. El exgerente de la empresa, Álex Bravo, fue arrestado hace cinco meses después de que se supiese que es titular de varias firmas opacas en Panamá. Ahora, un exministro del Gobierno de Rafael Correa también se ha visto implicado en la trama. Mientras, el Ejecutivo, pese a reconocer que el caso es el más grave en una década, pugna por marcar distancias con una trama de consecuencias imprevisibles.

Rafael Correa solía decir que su Gobierno es de “manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes”. Pero la frase pierde sentido a la luz de la trama de corrupción en el sector petrolero liderada por el exgerente de la estatal Petroecuador, Álex Bravo. Este ingeniero mecánico, detenido desde mayo, tenía al menos seis empresas off shore en Panamá y recibía sobornos por los contratos que adjudicó para la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas.

Ahora, uno de los hombres de máxima confianza del Gobierno ecuatoriano acaba de ser incluido en la trama: Carlos Pareja Yanuzzelli, que también se desempeñó como gerente de la estatal Petroecuador y fue ministro de Hidrocarburos hasta poco antes que estallara el escándalo. Este funcionario también tenía una empresa en Panamá inscrita con las primeras sílabas de su nombre, Capaya, y habría recibido al menos un millón de dólares de parte de Bravo, que ha sido apodado en la investigación como “el gran cajero”.

En su último informe semanal de labores, Correa calificó el caso de corrupción como “el más grave en 10 años de Gobierno” y marcó distancias con Pareja Yannuzzelli. “Qué lástima, son las grandes decepciones que uno se lleva en la vida. Yo lo conocí en el 2005, cuando era ministro de Economía en el Gobierno de Alfredo Palacio, y él era, me parece, gerente de Petroecuador. Lo pusieron ahí las organizaciones sociales, los mismos trabajadores de Petroecuador, por ser un tipo totalmente honesto”, expresó el mandatario. “Lastimosamente parece que sucumbió ante la tentación, ante el manejo de centenas de millones de dólares. Es evidente que ha tenido una empresa en Panamá, que ha recibido depósitos. ¡Cómo la gente sucumbe ante el dinero, ante el poder!”.

La trama de corrupción al interior de Petroecuador fue destapada por el portal de noticias Focus Ecuador. En abril, y al hilo de los papeles de Panamá, reveló que Alex Bravo y su esposa tenían empresas en el país centroamericano. El citado portal seguía el tema desde que conoció un informe de Contraloría de 2012 que señalaba que el costo de la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas pasó de 187 millones a 855 entre 2008 y 2011, por la incorporación de proyectos y contratos suplementarios. El monto final de esta obra concluida en diciembre del año pasado supera los 1.200 millones de dólares. La mayoría de los contratos se adjudicaron sin licitación previa, ya que el presidente Correa declaró la emergencia en el sector en 2007 y esto permitió contratar prácticamente a dedo.

En Panamá

Bravo entró a la empresa estatal en 2006, pero a partir de 2012 empezó a escalar posiciones. Trabajó como jefe de proyectos operativos, director del programa de rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas, gerente de logística y abastecimientos y se posicionó como gerente en noviembre del año pasado.

Ahora se sabe también que tiene acumulados 2,4 millones de dólares en el Capital Bank de Panamá. Entre las empresas que supuestamente han transferido dinero el exgerente de Petroecuador están Sentinel Mandate and Scrow, en las Islas Vírgenes Británicas; Operadora BLC de Panamá; y Arkdale Investments, registrada en Bahamas. Esta última está relacionada con dos contratistas de apellido Baquerizo que también están imputados.