Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este 2016 bate el trágico récord de migrantes muertos en el Mediterráneo

Al menos 3.800 personas han perdido la vida en el mar al tratar de llegar a Europa

Aún no ha terminado el año y la crisis migratoria acaba de arrojar otro dato escalofriante para Europa. Este 2016 ya es el año más mortífero de la historia en la ruta del Mediterráneo, la más peligrosa para aquellos inmigrantes y refugiados que buscan un futuro en algún lugar del Unión Europea (UE). Al menos 3.800 personas han perdido la vida o han desaparecido este año en el Mediterráneo, según las últimas cifras de la ONU publicadas este miércoles. En 2015, año en que la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial llegaba con fuerza al territorio comunitario, los fallecidos durante la travesía marítima fueron 3.771.

Un buque de MSF rescata a decenas de migrantes subsaharianos en el Mediterráneo.
Un buque de MSF rescata a decenas de migrantes subsaharianos en el Mediterráneo. MSF

"Podemos confirmar que al menos 3.800 personas han desaparecido o muerto en el Mediterráneo este año", ha declarado este miércoles William Spindler, portavoz de Acnur (la agencia de la ONU para los refugiados) desde Ginebra. Con este número, 2016 se convierte en el año más mortífero de los últimos diez, cuando la ONU comenzó a registrar las llegadas y los fallecimientos en esta ruta. El dato es más estremecedor si se tiene en cuenta que las llegadas a Europa a través del mar fueron considerablemente mayores el año pasado que este año. En 2015 llegaron a las costas comunitarias más de un millón de personas y fallecieron 3.771, poco menos que este año. La diferencia está, pues, en las llegadas este año: 327.846, según Acnur. En definitiva, en estos diez meses de 2016 han llegado muchos menos migrantes, pero han muerto más en el trayecto.

Este 2016 bate el trágico récord de migrantes muertos en el Mediterráneo

En estos 3.800 fallecimientos de 2016, Acnur ha incluido las muertes sucedidas en la ruta del mar Egeo —donde desde que el pacto migratorio entre la UE y Turquía entró en vigor la pasada primavera los flujos han ido disminuyendo—, las muertes en la parte central que une Libia con Italia —donde se desarrolla el grueso de la tragedia— y España, donde este año han llegado por mar 4.971 personas de las que 62 perdieron la vida, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las condiciones meteorológicas empeoran conforme se acerca el invierno y la situación política y de seguridad en Libia —desde donde parten las barcas de goma o de madera con cientos de migrantes a bordo—  no tiene visos de mejorar. Estos factores, sumados a que las mafias trabajan de una forma muy organizada —casi a "nivel industrial", según explica por teléfono Spindler— hace que el número de arribados (153.632 a Italia, 169.243 en Grecia y 4.971 en España en lo que va de 2016) y fallecidos, no deje de aumentar. Y a las cifras se remite; en 2012 la ONU registró 500 muertes en alta mar, 600 en 2013, 3.500 en 2014, 3.771 en 2015 y 3.800 —nueva marca— en los primeros diez meses de 2016. "Es seguro que esta cifra aumentará, y lo hará en las próximas semanas", anuncia Spindler.

Además, las embarcaciones en las que los traficantes hacinan a los miles de migrantes que huyen de sus países (Nigeria, Eritrea, Gambia, Somalia...) cada vez son de peor calidad. "La marina italiana quema las barcas de goma y madera en la que viajaban los migrantes para que no sean reutilizadas, lo que significa que las embarcaciones nuevas escasean". Por tanto, según explica este portavoz, los traficantes han empezado a utilizar "cualquier cosa que tienen a mano" para lanzar al mar a estas personas desesperadas por alcanzar las costas europeas. 

Precisamente este martes, uno de los barcos que Médicos sin Fronteras tiene fletado, el Bourbon Argos, halló 25 cadáveres de hombres y mujeres —la organización no confirma si había menores— flotando en las aguas del Mediterráneo. "Ha sido terrible", describe Tommaso Fabri, coordinador general de MSF en Italia. Los cuerpos, según un comunicado de la ONG, estaban embadurnados en combustible. Fuentes de la organización advierten, además, de que ha habido un aumento en los rescates con fallecidos en las últimas semanas. 

La organización lleva efectuando rescates en el Mediterráneo central desde 2015 y aseguran que es un trabajo que no quieren hacer. "Hacemos el trabajo que deberían llevar a cabo las instituciones", denuncia Fabri.

Los menores 

La del Mediterráneo, una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo,se lleva por delante también la vida y el futuro de los niños. En las barcas, que los traficantes llenan literalmente hasta los bordes, viajan menores de edad, niños, adolescentes solos y hasta bebés. Los menores de 18 años que este 2016 han llegado a las costas italianas representan el 16%, y fuentes de Acnur estiman que también ese es el porcentaje de menores fallecidos. "Aun no tenemos cifras oficiales", matizan.

El hecho de que la ruta del Egeo esté prácticamente inutilizada, con a penas un centenar de llegadas diarias, no es, al contrario de lo que muchos puedan pensar, un factor determinante para el aumento en las muertes en el Mediterráneo central, ilustra la ONU. "Hasta ahora no hemos notado un aumento de sirios, iraquíes o afganos en las barcas que salen desde Libia", apunta. "Son todos subsaharianos".

Paradójicamente, y según reconocen fuentes de la ONU, el aumento más drástico de muertes en la ruta mediterránea (entre 2013 y 2014) coincide con un aumento considerable de los efectivos de rescate en el mar. "En esas fechas la operación [de vigilancia y rescate de la UE] Mare Nostrum se dio por finalizada y varias ONG y particulares intentaron llenar ese hueco", explican las misma fuentes que añaden, sin embargo, que ese espacio se llenó "hasta cierto punto".