Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La victoria de Donald Trump en las elecciones del campo contra la ciudad

El candidato republicano vence en unas elecciones marcadas por la diferencia entre el voto de las grandes ciudades y de las zonas rurales

Una mujer, antes de votar en Virginia.

El mapa electoral que refleja la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos es el espejo de dos países: el Estados Unidos de las dos costas teñidas de azul demócrata y el interior de un intenso rojo republicano. Y ese rojo llega como un brochazo hacia la derecha, con una mayor parte del país inclinado hacia el Partido Republicano que hace cuatro años. No hay una sola razón que explique el sólido avance de Trump. Las respuestas se sustentan en una enrevesada línea que pasa por el nivel educativo de los votantes, sus ingresos, su género, su raza y el lugar del país dónde viven.

El éxito de la estrategia de supresión del voto

Cuando el Partido Republicano inició en 2010 una campaña para aprobar leyes que reducían las facilidades para registrarse para votar, los demócratas, incluido el presidente Obama, alertaron de que se trataba de una estrategia para impedir la participación electoral de votantes afroamericanos e hispanos, tradicionalmente demócratas. La oleada de medidas conocidas como “leyes de supresión del voto” culminó con una sentencia el año pasado del Tribunal Supremo, por lo que las de 2016 han sido las primeras elecciones en varias décadas en las que el voto de las minorías no está protegido bajo la ley federal, lo que ha podido impactar directamente en la participación de hispanos y afroamericanos al aumentar los requisitos de documentación para votar y reducir las fechas en las que los estadounidenses pueden votar por adelantado.

La geografía puede ser el factor que mejor supo interpretar el republicano a lo largo de su carrera presidencial. Contados los más de 125 millones de votos que emitieron los estadounidenses en estas elecciones, el desglose apunta a que la sorpresa del resultado se escondía en el lugar de residencia de los electores. Estados Unidos despertó este miércoles ante la confirmación de que el interior del país no vota —porque quizás tampoco vive— igual que las dos costas y que en el campo tampoco eligen como en la ciudad.

Es el resultado que aparece al mirar con lupa Estados como Iowa: rojo rural y conservador y azul en tres rincones, tres condados que albergan tres grandes universidades y que se decantaron por la aspirante demócrata. Clinton lideró y ganó en las grandes ciudades del país, pero Trump se anotó los suburbios. El republicano no ha vencido en ninguna localidad de más de un millón de habitantes, informa Carlos Torralba. El resultado en la América rural y la de las ciudades más pequeñas es un lienzo rojo agujereado por un puñado de victorias de Clinton en la costa Este y la frontera con México.

Pero también se escondía en la demografía. El republicano obtuvo sus mayores sumas de votos en los condados donde más del 75% de la población blanca carece de un título universitario, especialmente en el medio Oeste, donde son mayoría. Trump será presidente gracias a su dominio allí donde la población blanca es superior a la media nacional y en todos los Estados del sur y que hacen frontera con México, a excepción de California, donde las minorías raciales ya superan a los blancos.

Clase media baja y mujeres

El resultado es el mismo si se separa a los votantes según su nivel de ingresos. Un empresario de Nueva York ha ganado las elecciones después de convencer a millones de votantes de clase trabajadora que es quien mejor representa sus intereses. La crisis económica y, en especial la destrucción de puestos de trabajo en el cinturón industrial del país, apuntaba a que las propuestas del republicano tendrían eco allí donde las medidas de Barack Obama no lograron apuntalar la recuperación, pero los perfiles de los votantes dibujan un retrato distinto.

Todos los grupos de votantes según ingresos se han acercado al Partido Republicano, excepto los que ganan más de 100.000 dólares anuales, que viraron hacia los demócratas, pero no lo suficiente como para inclinar la balanza. 2016 será recordado como el año en el que uno de cada cinco votantes más pobres, con salarios inferiores a los 30.000 dólares anuales, abandonaron a los demócratas, según datos de Edison Research.

El mismo candidato misógino que escandalizó a su propio partido con un lenguaje sexista sobre las mujeres apenas ha perdido apoyos entre este sector del electorado. El sorprendente dato coincide con la posibilidad de haber elegido a la primera mujer presidenta de Estados Unidos, pero Trump apenas restó votos en este sector (más de la mitad de las mujeres blancas que votaron lo hicieron por el republicano, según The New York Times), al tiempo que ganó más de cinco puntos entre los hombres. Clinton obtuvo este martes el 54% del voto femenino, por un 44% para el republicano, también ganó el de los jóvenes menores de 30 años por 55% a un 37% de votos.

Las minorías tampoco ayudaron a Clinton, necesitada de un nivel de participación significativo para superar el bloque de votantes blancos que ya se anticipaba que caería del lado republicano. Los afroamericanos (un 88%), hispanos y asiáticos apoyaron a la candidata demócrata, pero en número de votos quedaron muy lejos del impulso que dieron a Barack Obama hace sólo cuatro años y han cerrado a la aspirante demócrata las puertas de la Casa Blanca.

10 datos curiosos del resultado electoral

Carlos Torralba

1. Es la quinta vez que el ganador de las elecciones no es el candidato que ha obtenido el mayor voto popular. La primera desde 2000.

2. A pesar de vencer en 29 Estados, Trump solo ha sido capaz de ganar en nueve capitales estatales.

3. La victoria más amplia de Clinton ha sido en Washington D.C, donde ha obtenido el 92,8% de los votos frente al 4,1% de Trump.

4. La victoria más amplia de Trump ha sido en Wyoming (el Estado con menor población), donde ha obtenido el 70,1% frente al 22,5% de Clinton.

5. La elección más ajustada ha sido la de New Hampshire, que ha caído del lado demócrata por menos de 1.500 votos (47,5% a 47,4%).

6. El mejor resultado de un tercer candidato ha sido el del candidato independiente Evan McMullin (mormón), que ha obtenido el 21% de los sufragios en Utah.

7. En Nevada Trump ganó en 15 de los 17 condados, pero las victorias de Clinton en las dos ciudades principales (Las Vegas y Reno) fueron suficientes.

8. De los 27 Estados sin salida al océano, Clinton solo ha ganado en cinco (Nevada, Colorado, Nuevo México, Minnesota e Illinois).

9. El único Estado que ha otorgado votos electorales a ambos candidatos ha sido Maine (3 a Clinton y 1 a Trump).

10. Trump no ha ganado en ninguna ciudad de más de un millón de habitantes.

Más información