Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lágrimas del equipo de Obama ante la inminente presidencia de Trump

La reacción de los miembros de su Gobierno roba el protagonismo al discurso conciliador del demócrata

Miembros del equipo de Obama escuchan su discurso este miércoles. EFE

Brazos cruzados, rostros serios, ceños fruncidos y hasta alguna que otra lágrima. La imagen de los asesores del presidente Obama en la Casa Blanca mientras él pronunciaba su primer discurso después de conocer el resultado electoral no sólo ha sacado a la luz el ambiente de estos días en el interior del Ala Oeste, también ha retratado el sentimiento en una ciudad transformada durante los últimos ocho años y que ha reaccionado a las elecciones sumida en la tristeza.

El personal de la Casa Blanca durante el discurso de Obama. EFE

La fotografía, que en un principio se atribuyó erróneamente al momento en que Obama se reunía con el presidente electo Donald Trump, muestra a la asesora de Obama, Valerie Jarrett, con los brazos cruzados y apoyada en una de las columnas que enmarcan el Jardín Rosado. Junto a ella están varios miembros del equipo de Gobierno como la subdirectora de Comunicación, Jen Psaki, o el portavoz Josh Earnest, junto a la asesora de Seguridad Nacional y antes embajadora ante Naciones Unidas, Susan Rice.

Una de las trabajadoras de la Administración Obama. EFE

El presidente Obama comenzó su discurso bromeando con que días antes de las elecciones había asegurado que, fuera cual fuera el resultado, el sol saldría al día siguiente. “Por lo menos alguien acertó en algo”, dijo. En realidad, en Washington había estado lloviendo desde la noche del martes. El sol salió poco antes de que Obama comenzara a hablar. Ni esta coincidencia, ni su broma, ni las palabras que dijo después fueron suficientes para alegrar el panorama a su alrededor.

Según han contado en las redes sociales varios trabajadores de la Administración Obama, todos los asistentes despidieron al presidente con una ovación mientras regresaba al Despacho Oval con el vicepresidente Joe Biden. Apenas 24 horas después, Donald Trump visitaba por primera vez la Casa Blanca.

Más información