Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tratado de libre comercio con Asia, la primera víctima de la victoria de Donald Trump

El Gobierno de Obama descarta que el Congreso apruebe el TPP antes de la investidura presidencial

Manifestación contra el TPP, la semana pasada en Lima EFE

El tratado de libre comercio entre Estados Unidos y 11 países del Pacífico es la primera víctima de la victoria electoral del republicano Donald Trump. El Gobierno estadounidense ya no intentará que el Congreso apruebe, antes del fin de la presidencia de Barack Obama, el acuerdo conocido en inglés con las siglas TPP. El pacto era un estandarte del viraje geopolítico a Asia promovido por Obama. El candidato republicano que lo sustituirá en el cargo hizo del proteccionismo una de sus banderas en campaña.

La oficina del representante comercial de EE UU anunció el viernes que, tras meses de negociaciones con legisladores, son los líderes del Congreso los que deben decidir ahora si someten a un voto el TPP. El demócrata Obama confiaba en que si su partido recuperaba, en las elecciones del pasado martes, el control del Senado el tratado podría votarse en el periodo de dos meses entre los comicios y la toma de posesión del nuevo presidente, el 20 de enero.

La realidad es que los republicanos han mantenido su control de ámbas cámaras del Congreso. Los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado han avanzado que no someterán el TPP a una votación antes de la investidura y que su futuro dependerá de la voluntad de Trump.

El magnate inmobiliario se opuso durante la campaña a ese acuerdo y alertó de los efectos del libre comercio en la pérdida de empleos en EE UU. Su rival electoral, la demócrata Hillary Clinton, también rechazaba el TPP ante la presión de las bases y el ala más izquierdista de su partido.

La defensa del libre comercio era un dogma del Partido Republicano, pero la retórica proteccionista de Trump le permitió atraer a votantes de clase trabajadora que en el pasado se habían decantado por los demócratas. El presidente electo promete también reformular el tratado de libre comercio con Canadá y México, conocido como NAFTA, y endurecer la política comercial con China.

Obama tiene previsto abordar la próxima semana el futuro del TPP con los líderes asiáticos y latinoamericanos que acudirán a la cumbre de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) en Lima.

Más información