Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El auge de Donald Trump coincide con un aumento en los crímenes de odio contra musulmanes en EE UU

Las agresiones de odio contra practicantes del Islam aumentaron en un 69% según un nuevo informe del FBI

Los crímenes de odio contra musulmanes aumentaron en 2015 un 69% respecto al año anterior, alzándose a su nivel más alto desde los atentados del 11S en Nueva York, según un nuevo informe del FBI. Este incremento coincide con el comienzo de la campaña de Donald Trump, cuya retórica racista, xenófoba y machista, ha causado miedo entre las minorías e inspirado numerosos incidentes de odio desde su elección como próximo presidente la semana pasada.

Imágenes de una protesta contra Trump en Nueva York. AFP

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, perpetrados por el grupo islámico Al-Qaeda, los crímenes de odio contra musulmanes subieron en un 1.554%, de 33 crímenes registrados en 2000 a 546 en 2001. Los siguientes años mostraron una bajada en el número de incidentes hasta 2008, cuando las cifras comenzaron a repuntar de manera gradual. El informe más reciente, el de 2015, revela el mayor aumento en el número de agresiones contra musulmanes registrado desde 2001.

Los datos llegan en el marco de una incertidumbre entre las minorías en EE UU tras la elección del republicano Trump como próximo presidente. El magnate, cuyo discurso político agresivo y divisivo ha dominado la campaña electoral, ha prometido deportar a tres millones de inmigrantes indocumentados y sugerido prohibir la entrada al país a todos los musulmanes. Esta propuesta, que Trump hizo tras el asesinato de 15 personas en California por un hombre que atribuyó sus acciones al Estado Islámico, fue apoyada por la mitad del país según una encuesta.

El republicano también ha menospreciado a numerosas mujeres a lo largo de la campaña, entre ellas una modelo venezolana a la que calificó de “Miss cerdita” cuando ésta participó en uno de los programas televisivos del magnate, o a la periodista Megyn Kelly, a quien insultó por hacerle preguntas en un debate republicano en la fase de primarias.

Desde las elecciones el pasado martes, el Southern Poverty Law Center (SPLC), una organización dedicada a la monitorización de incidentes de odio, ha contado más de 200 incidentes de “odio e intimidación” en todo el país. Muchos de ellos fueron contra musulmanes. Las otras víctimas más frecuentes son los afroamericanos, la comunidad LGTBI, y las mujeres. Según el SPLC, muchas de estas agresiones o actos vandálicos, como grafitis o pintadas, hicieron referencias a la campaña de Trump.

El apoyo de los más de 800 grupos de odio registrados en el país al republicano no se ha escondido a lo largo de la campaña. David Duke, el líder de una de las organizaciones de odio más notables, el Ku Klux Klan, apoyó a Trump desde el principio de su campaña y tras su victoria dijo que su gente “jugó un papel enorme en la elección de Trump”. En los últimos días, Trump ha nombrado a Steve Bannon, el director de la publicación ultra conservadora Breitbart News y defensor de la superioridad blanca, como uno de sus asesores más cercanos en la Casa Blanca.

Aunque durante los últimos años la tendencia en el número de crímenes de odio ha sido descendente, la cifra total ha repuntado del año 2014 a 2015, con un incremento del 7% aproximadamente, y que coincide con la legitimización de las actitudes racistas, xenófobas y machistas por la elección de un individuo que despliega este comportamiento y ocupará el Despacho Oval a partir del 20 de enero.

Más información