Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cumbre de Marrakech proclama que la lucha contra el calentamiento es ya “irreversible”

Los cerca de 200 países reunidos en Marruecos aprueban una declaración de apoyo al Acuerdo de París, que Trump cuestiona

Los representantes de los casi 200 países reunidos en la Cumbre del Clima de Marrakech han aprobado este jueves una declaración de apoyo al Acuerdo de París, cerrado hace un año y que ya ha entrado en vigor. El texto, impulsado por Marruecos, no tiene efectos prácticos. Pero es una declaración política que aparece en un momento de incertidumbre por la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que ha sostenido que sacará a su país de este pacto. La declaración afirma que el impulso que la lucha contra el calentamiento ha recibido este año es ya "irreversible", ya que, además de los Estados, han  asumido este compromiso la ciencia, las empresas y los Gobiernos regionales. 

Líderes mundiales en la Cumbre del Clima de Marrakech el martes.

El texto aprobado no tendría más recorrido que el que tiene una declaración política de esta Cumbre del Clima, que se cierra el viernes. Pero llega en un momento en el que se ciernen las dudas sobre el Acuerdo de París y la lucha contra el cambio climático. EE UU, la primera potencia del planeta y el segundo país que más gases de efecto invernadero emite de todo el planeta, podría salir del pacto de París y de la batalla internacional contra el calentamiento que se lleva a cabo a través de la ONU. Trump, escéptico sobre este fenómeno, ha amenazado con cancelar este pacto y cortar los fondos que su país transfiere a la ONU para programas sobre el clima.

Estas amenazas las lanzó durante la campaña. Pero no ha vuelto a referirse a este asunto desde que ganó las elecciones. Eso sí, durante la Cumbre de Marrakech, los principales países del mundo han reiterado que, aunque EE UU deje el acuerdo, ellos seguirán. Así lo han expresado los europeos, China, India, Brasil... Y eso es precisamente lo que señala la declaración de Marrakech: que el pacto de hace un año y la lucha contra el calentamiento es ya "irreversible". La declaración cuenta con el apoyo también de los negociadores de EE UU, que aún forman parte de la Administración de Obama. Trump y su equipo no entrarán en la Casa Blanca hasta enero.  

Financiación

El texto de Marrakech también es un llamamiento para que los Estados "aumenten la ambición". En el Acuerdo de París se reconoce que los planes de recortes de las emisiones que casi 200 países han presentado no son suficientes para cumplir con el objetivo: que el aumento de la temperatura a final de siglo se quede muy por debajo de los dos grados de media respecto a los niveles preindustriales.  

La declaración se refiere a uno de los puntos que más preocupa a los países en desarrollo, la financiación que necesitan para adaptarse a los cambios que causa ya el calentamiento global y para desarrollar a través de fuentes de energías limpias. "Nosotros, los países desarrollados, reafirmamos nuestra meta de movilizar 100.000 millones de dólares", apunta el escrito. Este compromiso lo adquirieron los Estados hace años ya.

"La transición necesaria en nuestras economías para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París proporciona una oportunidad", añade el texto, "para aumentar la prosperidad y el desarrollo sostenible".

Proclamación de la acción de Marrakech

Nosotros, los Jefes de Estado, de Gobierno y de Delegaciones, reunidos en Marrakech, en suelo africano, para el segmento de alto nivel de la 22ª reunión de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; la Conferencia de las Partes en calidad de 12ª Reunión de las Partes en el Protocolo de Kyoto y la 1ª reunión de la Conferencia de las Partes en calidad de Reunión de las Partes en el Acuerdo de París, por graciosa invitación de Su Majestad el Rey de Marruecos, Mohammed VI, emitimos esta proclamación para señalar un cambio hacia una nueva era de aplicación y acción sobre el clima y el desarrollo sostenible.

Nuestro clima se está calentando a un ritmo alarmante y sin precedentes, y tenemos un deber urgente de responder.

Acogemos con beneplácito el Acuerdo de París, adoptado en el marco de la Convención, su rápida entrada en vigor, con sus ambiciosos objetivos, su carácter inclusivo y su reflejo de la equidad y las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las respectivas capacidades, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales, y afirmamos nuestro compromiso para su completa implementación.

De hecho, este año, hemos visto un impulso extraordinario sobre el cambio climático en todo el mundo y en muchos foros multilaterales. Este impulso es irreversible: está siendo impulsado no sólo por los gobiernos, sino también por la ciencia, los negocios y la acción global de todo tipo a todos los niveles.

Nuestra tarea ahora es construir rápidamente sobre ese impulso, juntos, avanzando con el propósito de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y fomentar los esfuerzos de adaptación, beneficiando y apoyando la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus Metas de Desarrollo Sostenible.

Hacemos un llamado al más alto compromiso político para combatir el cambio climático, como una prioridad urgente.

Apelamos a una fuerte solidaridad con los países más vulnerables a los impactos del cambio climático y subrayamos la necesidad de apoyar los esfuerzos encaminados a mejorar su capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad.

Hacemos un llamamiento a todas las Partes para que fortalezcan y apoyen los esfuerzos para erradicar la pobreza, garantizar la seguridad alimentaria y adoptar medidas estrictas para hacer frente a los desafíos del cambio climático en la agricultura.

Hacemos un llamamiento urgente para elevar la ambición y fortalecer la cooperación entre nosotros, con el fin de cerrar la brecha entre las actuales trayectorias de las emisiones y el camino necesario para cumplir con los objetivos de temperatura a largo plazo del Acuerdo de París.

Hacemos una llamada por incrementar el volumen, el flujo y el acceso a la financiación para proyectos climáticos, junto con la mejora de la capacidad y la tecnología, incluyendo desde los países desarrollados hasta los países en desarrollo.

Nosotros, los países desarrollados, reafirmamos nuestra meta de movilización de 100 mil millones de dólares.

Nosotros, unánimemente, pedimos más acción y apoyo climático, mucho antes de 2020, teniendo en cuenta las necesidades específicas y las circunstancias especiales de los países en desarrollo, los países menos adelantados y aquellos particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático.

Nosotros, que somos Partes en el Protocolo de Kyoto, fomentamos la ratificación de la Enmienda de Doha.

Hacemos un llamamiento colectivo a todos los actores no estatales para que se unan a nosotros en una acción y movilización ambiciosas e inmediatas, basándonos en sus importantes logros, teniendo presentes las numerosas iniciativas y la Alianza de Marrakech para la Acción Global contra el Clima, lanzada en Marrakech.

La transición en nuestras economías, necesaria para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, proporciona una oportunidad positiva sustancial para aumentar la prosperidad y el desarrollo sostenible.

La Conferencia de Marrakech marca un importante punto de inflexión en nuestro compromiso de reunir a toda la comunidad internacional para abordar uno de los mayores retos de nuestro tiempo.

A medida que avanzamos hacia la implementación y la acción, reiteramos nuestra determinación de inspirar solidaridad, esperanza y oportunidad para las generaciones actuales y futuras.