Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina aprueba una ley que permite el uso del cannabis medicinal

La iniciativa pasa al Senado sin votos en contra pero no permite el autocultivo

Aceite de cannabis Ampliar foto
Las madres siguieron el debate dentro del Congreso Nacional. EFE

Tras varios años de reclamos por parte de las madres de los pacientes y en consonancia con lo que sucede en muchos países de la región, Argentina ha dejado de mirar para un costado y se propuso avanzar en un tema que siempre ha caído en la espiral de la controversia, sin dar soluciones a nadie. Este miércoles, el debate que han dado las organizaciones Cameda y Mamá Cultiva tuvo sus frutos, aunque a medias. La cámara de Diputados de la Nación votó a favor, con 221 sufragios positivos y ninguno negativo, del proyecto que fuera aprobado por las comisiones de Salud y Seguridad Interior y que permite por ley la dosificación de aceite de cannabis a aquellos pacientes que se inscriban en un registro estatal.

La iniciativa autoriza al Estado Nacional a investigar la planta, importar y distribuir el aceite, pero no despenaliza el autocultivo, práctica entendida como la producción de la flor de la que se extrae el aceite en casa y que al día de hoy llevan adelante cientos de familias a lo largo de Argentina, aunque de manera clandestina. Según se dijo, se trata sólo de un “período ventana” de importación hasta que el Estado esté en condiciones de producirlo, facultad que recaería en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). La gran contradicción del oficialismo surge al considerar que el aceite de cannabis es una sustancia capaz de ser estandarizada. Según admite Valeria Salegh, presidenta de Mamá Cultiva, “Ya descubrimos que las moléculas aisladas no sirven para nada, necesitamos la planta completa”.

La ley que se discute crea un programa de fomento para la actividad y habilita a la agencia de medicamentos (Anmat) para distribuir el aceite a los pacientes que justifiquen la necesidad de usarlo para padecer menos los ataques de determinadas enfermedades. También se prevé que el Ministerio de Salud cree un registro nacional de pacientes que requieran la utilización del insumo.

“Nos vamos conformes porque entendemos que damos un paso importante en el que la planta de cannabis por fin sale de la estigmatización en la que estaba metida”, reconoce Salegh, “Es una planta milenaria y con muchas propiedades y por fin el poder legislativo empieza a verlo de esta manera. No se reglamenta el autocultivo pero en el articulo 8 de la norma hay un registro que nos exime del articulo 5 de la ley de drogas (que otorga penas de cárcel a quien produzca marihuana). De alguna manera, generamos un paraguas legal para que nosotras sigamos con lo nuestro”.

Países como Colombia, Chile y Uruguay ya cuentan con medidas que regulan el consumo de esta planta y ven en su uso una forma de medicina alternativa. Durante las últimas semanas, varios famosos participaron de un video en el que apoyaron la iniciativa de Mamá Cultiva para permitir que las familias tengan sus propias plantas de marihuana. La ONG expresó en un documento que el aceite en manos de los usuarios y pacientes garantiza “la existencia de una red de salud pública que no depende de la industria farmacéutica y su concepción mercantilista de la medicina, apuntalando el derecho a la salud como bien social y humanitario”. Atentos a este reclamo, la oposición presentó otra iniciativa que sí autorizaba el cultivo en casa.

“Somos usuarios responsables que lo único que queremos es cuidar a nuestros hijos. Teníamos hijos dopados, multimedicados y babeantes y con una gota de aceite hemos logrado que nos sonrían, nos miren a los ojos y conecten con nosotros. Eso es tocar el cielo con las manos y se lo deseamos a todas las madres del mundo”, finalizó Salegh.

Más información