Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facebook adaptará su contenido en China para no chocar con la censura

La red social ha creado una herramienta para que ciertos mensajes no aparezcan según la localización del usuario

Facebook en un ordenador y un móvil.
Facebook en un ordenador y un móvil. AFP

Facebook parece decidida a adoptar medidas que encajen con lo que China espera de ellos. El sistema chino de censura combina algoritmos, trabajadores especializados y la colaboración de las empresas chinas de Internet, de modo que los disidentes están controlados y las palabras prohibidas no aparecen.

En los últimos meses Facebook ha estado creando herramientas para hacer que no aparezcan mensajes según la localización del usuario. The New York Times ha desvelado esta adaptación con tres empleados que han trabajado o todavía siguen en Facebook como fuente. La estrategia de Facebook no pasa por el borrado de contenido, sino por no enseñar algo dentro del servicio. Se contempla como muy probable que lleguen a un acuerdo con una tercera compañía que cuente con el visto bueno de Pekín para que su software sirva como freno a la difusión de historias contrarias a los intereses de China.

Como a otros muchos, a Mark Zuckerberg el matrimonio le ha cambiado la vida. Sus primeros viajes a China, el lugar de origen de su esposa, Priscilla Chan, fueron una primera toma de contacto. Aunque intentó un primer lanzamiento, en 2009 vio como su página pasaba a estar en la lista los sitios que no se pueden visitar dentro de la Gran Muralla Digital. Desde entonces, los guiños no han cesado. Hace tres años comenzó a aprender mandarín, idioma que quiere que su hija también domine.

A mediados de octubre, durante la Conferencia Mundial de Internet, Ren Xianliang, máximo responsable del ciberespacio en China tendió la mano a Google y Facebook, diciendo que el gobierno les da la bienvenida siempre que respeten sus leyes. “Siempre hemos mantenido un espíritu de apertura. Las compañías de Internet extranjeras pueden operar siguiendo la ley y siempre que no dañen los intereses del país, ni de los consumidores. Pero son más que bienvenidas para que compartamos los beneficios del desarrollo de Internet en China”, dijo a Bloomberg el día 12 de octubre.

Esta no sería la primera vez que Facebook restringiera el contenido a petición de gobiernos. Ha pasado con Pakistán, Rusia y Turquía

Rim Sparapani, director de políticas públicas hasta hace dos años, dijo en su día que no se trataba de negarse, sino de cuándo. A finales de octubre se hizo llegar el mensaje de que Zuckerberg estaba dispuesto a tomar medidas para llegar a China. En octubre de 2015, en declaraciones a la revista Wired, lo dejó claro: "No se puede tener la misión de querer conectar a todo el mundo y obviar el país más grande". China cuenta con más de 700 millones de usuarios conectados a Internet.

Esta no sería la primera vez que Facebook restringiera el contenido a petición de gobiernos. Ha pasado con Pakistán, Rusia y Turquía.

En su último viaje a Pekín, sesión de running matutino incluida, Zuckerberg se vio con Liu Yunshan, director de propaganda. Los esfuerzos diplomáticos de Facebook no se han quedado ahí. En 2014 recibió a Lu Wei, ministro de Internet, en la sede central de Facebook. Ese mismo año mantuvo un club de lectura con un libro cada dos semanas. La gobernanza de China, del presidente Xi Jinping, estaba en su escritorio y estuvo entre los seleccionados. Ese mismo año China bloqueó el acceso a Instagram, el servicio de imágenes retocadas que los de Menlo Park adquirieron por 1.000 millones de dólares en abril de 2012.

Facebook con más de 1.400 millones de perfiles activos mantiene su expansión por África, América Latina y Asia. Los drones con conexión y aplicaciones como Internet.org sirven como primer contacto con su servicio. Contar con China es clave para mantener el ritmo de crecimiento. Aunque no tiene sede en China sí cuentan con una oficina de venta de publicidad en Hong Kong.

Google abandó las operaciones allí en 2010 y, de momento, no ha dado señales de cambiar su política con respecto a China. Tan solo ha mostrado interés por abrir su tienda de aplicaciones, una forma de hacer negocio con Android, el sistema operativo dominante en todo el mundo y con especial arraigo en China, donde cada vez más fabricantes locales se benefician de este ecosistema. Yahoo ha sido la tecnológica que ha mantenido negocios con más fluidez en territorio chino. Microsoft fue objeto de críticas por cerrar blog de activistas.

Más información