Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Angola dejará el poder tras 37 años

Su delicado estado de salud le ha obligado a retirarse de la dirección del país

Ampliar foto
El presidente de Angola, Jose Eduardo Dos Santos, en 2014. AFP

Eduardo dos Santos no cumplirá 38 años en el poder. El presidente de Angola ha anunciado en el comité central de su partido que no se presentará a las elecciones legislativas de 2017. El cabeza de lista, y automáticamente presidente, si gana, será João Lourenço, el actual ministro de Defensa. El jefe del Estado, de 74 años de edad, cede así su lugar al frente del partido, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), al nuevo hombre fuerte del país, Lourenço. De esta forma, Dos Santos cumple con la promesa del año pasado de no presentarse a la reelección. El anuncio de su renuncia coincide con la derrota en las urnas en Gambia del dictador Yahya Jammeh, tras 22 años de un asfixiante y totalitario régimen.

Su delicado estado de salud le ha obligado a retirarse de la dirección del país. El MPLA emitió un comunicado este jueves para desmentir que el presidente está gravemente enfermo, pero los rumores son constantes en el país. Pese a las especulaciones, el heredero no será ningún miembro de su familia, aunque la mayoría de sus hijos controlan los sectores claves de la economía del país, como es el caso de Isabel, que controla la sociedad estatal petrolífera Sonangol y la telefónica Unitel. Isabel no está en el comité central del partido, pero si sus hermanos José Filomen, responsable del Fondo Soberano Angolano y sobre el que se decía que podía ser su sucesor. Al final, en una lucha por el poder donde también había que contentar a las familias del Ejército, el designado es el ministro de Defensa.

En el discurso ante el comité central, Dos Santos ha pedido que el partido se mantenga unido para conseguir la mayoría en las elecciones, lo que automáticamente le da la presidencia al primer nombre de la lista electoral más votada. El partido había reelegido a Dos Santos como su líder en agosto, lo que extendía automáticamente su mandato para los próximos cinco años si ganara las elecciones de 2017, a las que ya no se presentará.

Bajo su mandato Angola vio el fin de la guerra civil (1975-2002), el conflicto más largo de África, y un boom de la inversión extranjera, pero también ha sido criticado por su secretismo y corrupción, con los ciudadanos de Angola sufriendo pobreza mientras su familia se enriquecía, informa Reuters. 

Su renuncia coincide con una de las más graves crisis económicas del país, a causa de la caída del precio del petróleo que es su principal fuente de ingresos y supone directamente el 40% del PIB y casi el 90% de sus exportaciones. La política de recortes, los impagos, el parón de la obra pública y la subida de precios han provocado un descontento popular casi desconocido desde que Dos Santos accedió al poder.