Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una niña de 7 años es secuestrada, torturada, violada y asesinada en una zona residencial de Bogotá

El presunto responsable es un arquitecto, de 38 años que, según las autoridades, permanece hospitalizado por una sobredosis de droga

El pasado mes de mayo, un grupo de mujeres se manifiesta contra la violencia de género en el centro de Bogotá.

Yuliana Andrea, de siete años, estaba jugando el domingo frente a su casa cuando una camioneta gris paró en frente suyo. Desde adentro le preguntaron algo, ella se acercó y desde el interior del auto la agarraron de un brazo y se la llevaron. Desde ese momento, su familia la empezó a buscar. En la madrugada de este lunes fue hallada dentro de un apartamento de una zona residencial del norte de Bogotá. Estaba muerta con signos de tortura. En el lugar no había nadie más. Según las autoridades, la persona que habita allí, un arquitecto de 38 años de familia acomodada, se encuentra hospitalizado en un centro médico de la capital colombiana después de una sobredosis de cocaína.

El Instituto de Medicina Legal ha abierto una investigación que, hasta al momento, establece que la niña murió por asfixia mecánica y estrangulamiento. Además, fue abusada sexualmente. La madre de la menor tuvo que ser hospitalizada debido al impacto después de conocer que su hija había sido hallada muerta. El padre, Juvencio Samboní, intenta salir del impacto para recordar una y otra vez cómo fue raptada la menor. “No alcanzamos a detenerlo”, atina a decir. La camioneta en la que fue secuestrada había sido recientemente vendida al hombre que reside en el lugar en donde fue encontrada la niña.

El presunto autor del crimen, Rafael Uribe Noguera, de 38 años y de profesión arquitecto, presumía en las redes sociales hasta hace algunos meses de la construcción del edificio, en donde fue hallada la menor. El inmueble estaba a cargo de su familiar, propietaria de una importante constructora de la capital colombiana. Este diario ha tratado de contactar en repetidas ocasiones con la compañía pero al preguntar por el arquitecto, cuelgan las llamadas. Aunque el presunto autor no tiene aún orden de captura, las autoridades se encuentran custodiando la clínica, en donde permanece el hombre para evitar su posible fuga. Según la versión de las autoridades, Uribe Noguera había sido visto previamente en la zona en donde raptó a la menor, un barrio modesto, pese a estar, paradójicamente, a pocas cuadras del sector residencial de estrato alto donde fue encontrada muerta.

Las cámaras de seguridad fueron clave para dar con las matrículas del vehículo y posteriormente con la identificación del hombre, quien llamó a alguien cercano desde la clínica en donde se encuentra para avisar que la menor estaba en su casa. Esa persona fue en compañía de la Policía al lugar, cuando se produjo el macabro hallazgo. Mientras se establecen más detalles sobre el caso, la indignación del país se empieza a manifestar especialmente en las redes sociales. La mayoría de los mensajes reclaman que, en caso de que se confirme la autoría del crimen, el caso no quede en vano, como tantos otros en los que las influencias de las familias adineradas han pesado sobre la justicia.

El crimen de la menor ha sacudido de nuevo a Colombia, después de que la semana pasada muriese una mujer de 44 años tras permanecer varios días en coma tras ser violada y empalada. Las autoridades aún buscan a los responsables del crimen.