Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tel Aviv ‘derriba’ la efigie dorada del ‘rey Bibi’

Una acción artística sobre el culto a la personalidad del primer ministro israelí acaba en alboroto ciudadano

La estatua dorada de Netanyahu es retirada de la plaza Rabin, este martes.

Los ciudadanos que paseaban a primera hora de la mañana de este martes por la plaza de Isaac Rabin de Tel Aviv se encontraron por sorpresa con una estatua dorada del primer ministro, Benjamín Netanyahu, sobre un pedestal blanco. Algunos parecían preguntarse si el culto a la personalidad del líder, de corte norcoreano, se había extendido ya hasta Israel. Se trataba sin embargo de un provocador montaje del artista local Itay Zalait, quien venía advirtiendo días atrás a través de los medios de comunicación con insistentes correos electrónicos de que estaba preparando una “acción subversiva” que daría que hablar para verificar los límites de la libertad de expresión en el país.

Amplificada por Facebook y con las televisiones emitiendo en directo ante el “monumento al rey Bibi”, la performance que se desarrolló a los pies del Ayuntamiento de Tel Aviv fue la comidilla de las conversaciones en todo el Estado judío. Unos intentaban descifrar la simbología bíblica del icónico del becerro de oro. Otros veían una siniestra significación, ya que el lugar era conocido como plaza de los Reyes de Israel hasta el asesinato en 1995 del primer ministro Rabin en esa misma explanada.

De nada sirvieron tantas cavilaciones. En un movimiento de raíz espontánea, decenas de personas convocadas por mensajes cruzados a través de las redes sociales acudieron ante la estatua con el objetivo de derribarla como a la efigie de Sadam Husein en Bagdad en 2003. Esta vez el paralelismo parecía mucho más evidente. El Consistorio de la capital económica y cultural de Israel acabó exigiendo al artista que retirara la estatua de la vía pública.

La ministra de Cultura, Miri Regev, se apresuró a darle la réplica en Facebook a Zalait: “Israel es una democracia y uno de los países más libres del mundo”. Regev, que fue general del Ejército al mando de la censura militar, se ha hecho célebre por sus agrias polémicas con figuras de la cultura israelí manifiestamente izquierdistas a las que ha intentado imponer su visión ultraconservadora. “El verdadero becerro de oro de esta acción ha sido el odio hacia Netanyahu”, dijo la ministra de origen sefardí. Como se recordará, los judíos fueron castigados por Dios por adorar un ídolo dorado.

Más información