Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México detiene al día a 522 migrantes

El plan del Gobierno federal Frontera Sur intensificó los operativos para capturar inmigrantes y confinarlos en estaciones del Instituto Nacional de Migración

Un grupo migrantes detenidos en Chiapas. CUARTOSCURO

El año pasado 190.366 migrantes que buscaban llegar a Estados Unidos fueron detenidos en México. Esto se traduce en 522 personas al dìa y representa la cifra de aprehensiones más elevada desde 2005. Este incremento en las detenciones se debió principalmente al plan del Gobierno federal Frontera Sur que intensificó los operativos para capturar inmigrantes y trasladarlos a estaciones del Instituto Nacional de Migraciòn (INM) donde permanecen privados de su libertad por meses, señala un informe de Sin Fronteras. "A mediados de año (2015) el resultado era claro: dicho programa estaba produciendo en México un mayor número de migrantes centroamericanos detenidos que en los Estados Unidos", destaca el reporte de la organización.

El programa Frontera Sur fue puesto en marcha julio de 2014 por el presidente Enrique Peña Nieto en compañìa del entonces presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. El mandatario mexicano aseguró que el objetivo era proteger y salvaguardar los derechos de los migrantes que ingresan al paìs. Para instaurar un paso formal y ordenado, dijo, se entregarían dos tipos de tarjetas: una a trabajadores fronterizos y otra a visitantes regionales. Sin embargo, organizaciones defensoras de migrantes han acusado que el programa solo ha conseguido aumentar los peligros de los viajeros sin papeles y hacerlos más vulnerables en su trayecto a EE UU.

Sin Fronteras, una organizaciòn que defiende y protege los derechos de los migrantes, ha acusado que la implementación del programa Frontera Sur se da en un contexto de violencia generalizada en el país, que coloca a las personas migrantes en manos de sicarios y pandilleros que lideran la industria de la migración clandestina y en algunos casos con la participación de autoridades.Un ejemplo de ello ocurrió en Chiapas. A principios de octubre las autoridades de ese Estado descubrieron una red de tráfico de indocumentados que era operada por policías municipales y era liderada por el hermano del alcalde de Chiapa de Corzo, una localidad del sur del país. Según un reporte oficial los policías detuvieron a un autobús de turismo y al detectar que había personas provenientes de Centroamérica que no portaban documentos para justificar su legal estancia en el país, los bajaron de la unidad y los escondieron en las patrullas policiales. Unas 19 personas fueron escondidas en las instalaciones de la corporación y los policías pidieron rescate rescate por cada una de ellas.

Detencioens imparables

El informe Detención sin excepción destaca que las cifras migratorias van a la alza, pese al nivel de expansión y militarización de los operativos migratorios que han dejado ser exclusivos de las zonas fronterizas para situarse en los 32 estados del país. "El potencial e ímpetu de las personas para sobrevivir y buscar una vida digna es capaz de hacer frente incluso a los sistemas de control más sofisticados. Después de todo, ¿qué tienen que perder si su derecho a la vida misma está en constante riesgo en sus propios países?", se expone en el documento.

Durante la presentación del informe, defensores de los derechos humanos, académicos y especialistas en migración se dijeron preocupados por la cantidad de migrantes que son privados de su libertad en México. Actualmente, apunta el reporte, existen centros de detención en todo México y la diversificación de aprehensiones no es exclusiva de las fronteras como ocurría antes. Alán García, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, afirmó en el evento de presentación del informe que la privación de la libertad de estas personas representa uno de los principales desafíos en materia de derechos humanos.

En quince años (2000-2015) la cifra de detenciones ha alcanzado los 2,1 millones de personas sin papeles. En 2015 medio millar de migrantes fueron capturados cada día y llevados a centros de confinamiento. "Durante este proceso las personas enfrentan una serie de violaciones a sus derechos humanos, que van desde la falta de información respecto al proceso que enfrentan, hasta afectaciones a su salud física y mental y a la falta de acceso a recursos para una adecuada defensa", se alerta.