Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump pone las pequeñas empresas en manos de una empresaria de lucha libre

Linda McMahon será la directora de la Administración de Pequeñas Empresas

Linda McMahon, la empresaria que cofundó el imperio de la lucha libre, vuelve al ring. El presidente electo Donald Trump ha nombrado este miércoles a McMahon directora de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, siglas en inglés), un organismo del Gobierno que promueve y facilita el crecimiento de las pequeñas empresas.

Linda McMahon, la empresaria de la lucha libre.
Linda McMahon, la empresaria de la lucha libre. EFE

McMahon y su marido son los fundadores de la empresa World Wrestling Entertainment (WWE), un exitoso negocio centrado en la organización y divulgación de programas de lucha libre a escala global. McMahon dejó su puesto como directora ejecutiva en 2009 y desde entonces ha aspirado a entrar en el mundo político. En 2010 y 2012 la ejecutiva presentó su candidatura para ser senadora pero no lo consiguió.

Desde entonces, McMahon se ha convertido en una donante leal al Partido Republicano. Una vez asegurada la nominación de Trump, la magnate donó hasta seis millones de dólares a un grupo de apoyo del republicano, según The New York Times. También contribuyó 150.000 dólares de manera directa a la campaña de Trump a finales de septiembre.

“Linda tiene una experiencia tremenda y es ampliamente reconocida como una de las mujeres más exitosas del ámbito empresarial”, defendió Trump en un comunicado. “Ayudó a que WWE creciera de ser una modesta empresa de 13 personas a convertirse en una organización con más de 800 empleados en todo el mundo”. “Será una gran líder y promocionará las pequeñas empresas y el espíritu emprendedor de América” dijo el magnate.

“Me siento honrada de unirme al admirable equipo económico que el presidente electo Trump ha formado con el objetivo de promover las pequeñas empresas de nuestro país y ayudarles a crecer y florecer”, dijo McMahon, que tiene 68 años.

Trump y McMahon ya se conocían. En 2009, el presidente electo fue dueño durante unos días del programa Monday Night Raw, el show de los lunes en WWE, que volvió a vender a los McMahon. En 2013, fue nombrado una de las superestrellas de la organización por sus contribuciones. El magnate también ha participado varias veces en los episodios de lucha libre. Una de ellas, en la llamada “batalla de los milmillonarios”, Trump atizó al marido de McMahon, Vince McMahon, y tras ganarle procedió a afeitarle la cabeza.

La SBA, una agencia que bajo la presidencia de Barack Obama se ha convertido en una herramienta fundamental para la agenda económica del presidente, tiene un presupuesto de 710 millones de dólares anuales y más de 3.000 empleados a través de todo el país.

McMahon, respetada por muchos dentro del ámbito empresarial, se une a la lista de outsiders, personas sin experiencia en política, que ocuparán cargos fundamentales en el gabinete de Trump, algo que comienza a ser tendencia y que comienza con el propio presidente electo.

Más información